selector
Últimos temas
» I hate you with all my soul with The Prime Minister
Vie Feb 05, 2016 2:53 am por Invitado

» Medias verdades o completas mentiras del de arriba
Jue Feb 04, 2016 9:05 pm por Invitado

» Work it hard like it's your profession [Roy Geldof]
Jue Feb 04, 2016 7:10 pm por Invitado

» When concidences happen | Privado; Belladona A.
Jue Feb 04, 2016 4:52 pm por Invitado

» Helios [Evangeline]
Jue Feb 04, 2016 3:22 pm por Invitado

» Wanderlust con Belladona Avery
Jue Feb 04, 2016 2:59 pm por Invitado

» ¿Límites? -Maia S.-
Jue Feb 04, 2016 2:44 pm por Invitado

» Amortentia, Ojitos o Batazo
Jue Feb 04, 2016 10:58 am por Invitado

» Registro Único: Ficha Técnica
Miér Feb 03, 2016 8:22 pm por Invitado


Kristopher Eustace Sirageaux Du Florant

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Kristopher Eustace Sirageaux Du Florant

Mensaje por Invitado el Sáb Sep 06, 2014 7:38 am


Kristopher Eustace Sirageaux Du Florant
Jeremy Young

Who do you think you are...?
• Nombre: Kristopher Eustace
• Apodo: Du Florero, Kris
• Apellidos: Du Florant Sirageaux
• Fecha de nacimiento (sin año): 3 de Febrero
• Edad: 18
• Estatus de sangre: Límpia
• Raza o Trastorno Mágico: -
• Preferencia Ideológica: Progresista

Where do you come from...?
• País: Rúsia
• Ciudad: San Petersburgo

Blood, tears, happiness and gold
Kristopher creció en el seno de una reputada familia, por lo que desde que tuvo suficiente juicio como para expresarse minimamente fue sometido a un duro entrenamiento, para lograr que fuese el hombre en el que terminó convirtiéndose: frío, calculador, distante, y obediente.

Sin embargo, tras su llegada en el colegio de magia de Hogwarts, Kristopher demostró que los valores que con tanta constancia y esfuerzo le habían inculcado sus padres no estaban tan arraigados como él creía. Sus nuevos "amigos", sus últimas aventuras, y sus nuevos descubrimientos sobre su familia han hecho que muchas de las cosas que daba por sentadas se resquebrajaran.

Mirror, mirror... What are you looking?
Cabello color azabache, sus ojos son como dos bloques de hielo con un toque de verde semejante a los pinos autóctonos de la Rusia más oriental; de mirada profunda. De piel de alabastro, heredada de todas las generaciones anteriores Du Florant,
Rasgos cuadrados, alto, muy atlético pero posee de la fuerza suficiente con la que salir airoso de una pelea. Su fuerte es la velocidad, algo que nunca viene de mal en un chico. Su serenidad tan típica de él pocas veces se ve alterada, pero cuando lo hace, sus emociones se vuelven más expresivas, y su cuerpo parece experimentar una explosión de expresiones, que en alguien menos frió parecerían normales, pero que en él impresionan. Aun poseer unos dientes dignos de un anuncio de licor del polo, es poca la gente que ha logrado probarlo, puesto que son pocos los que le han visto sonreír con sinceridad.

Don't bother me
Como ya se ha comentado, Kristopher es un chico dado a la velocidad. Pese a no deleitearse por los gustos deportivos de su prima, si que es verdad que desde siempre a Kristopher le ha encantado correr, algo que ha procurado hacer a diario, por lo que se puede decir que es bastante activo. Aun no poseer demasiada fuerza, logra salirse airoso de una pelea normalmente.

Do you feel scare...?
A pesar de ser muy bueno en los hechizos de Defensa y Encatamientos, lo que mas disfruta, son las Transformaciones.

Don't stop me now!
• Colegio donde desempeñó sus estudios: Durmstrang - Hogwarts
• En caso de ser Hogwarts, ¿para qué casa fue seleccionado?: Slytherin
• TIMOs y EXTASIS obtenidos: DCAO, Transformaciones, H.Magia, Encantamientos y Pociones
• Cargos de importancia que haya desempeñado en el colegio: -
• ¿Recibió algún premio durante sus tiempos escolares?: Premio anual
• Empleo o carrera: Estudiante del Valle

¿Eres Progresista?
• Facultad en la Academia: Física
• Habilidad Especial: Sanguijuela
• Especialidad Mágica: -

Undisclosed desires, it's not your bussiness!
• Varita:
• Patronus: libélula
• Boggart: Gabriel convertida en Arsene.

• Gustos: el kiwi, una muestra de cariño sincera, la niebla, las vistas de su casa y la brisa.
• Disgustos: los rumores, la falta de libertad, los olores desagradables.
• Manías: mantenerlo todo pulcro y en orden
• Aficiones correr, la cartografía, tumbarse a observar la salida del sol.
• Alergias y enfermedades crónicas de índole no mágica: alergia a los plátanos.

Somebody to die for... and the origin of everything
Padre
• Nombre: Antoin
• Apellido: Sirageaux
• Profesión: Representante del negocio familiar de fabricación de varitas en Rusia y otros rincones del mundo.
• Estatus de sangre: limpia

Madre
• Nombre: Ekaterine
• Apellido: Du Florant Rosier
• Profesión: Ama de casa/ secretaria del negocio familiar de fabricación de varitas/especialista en pociones
• Estatus de sangre: limpia


• Observaciones: http://deathlyhallows.forosweb.net/t384-listado-de-apellidos-elite

Historia:
En plena madrugada del 13 de Febrero de 2004, en una de las habitaciones de la Residencia de la familia, nació Kristopher Eustace Sirageaux Du Florant, según los registros de las matronas que mandó San Mungo a la Residencia de la familia, el chico nació prematuro de unos 6 meses, meses justos que hacía que Ekaterina Du Florant y Antoin Sirageaux concertaron su matrimonio.

A pesar de esas peculiares condiciones, el chico nació sano y fuerte, y con el suficiente coeficiente mental como para que la familia Du Florant creyera poder sacar partido de él. Fue sometido a duros entrenamientos físicos como la resistencia y la velocidad, modalidades en las que pareció destacar desde bien niño, aunque también fue instruido en el arte, hablando desde el baile hasta poder tocar instrumentos como el piano, el violín y el chello.

Sus dotes mágicas asomaron mucho antes de lo esperado, en la edad de los 9 años, cuando el chico investigaba como las cocineras del servicio doméstico lograban hacer lo que hacían con un simple palo. Eso tubo dos repercusiones: la primera fue que el servicio doméstico fue sustituido por elfos domésticos, quienes trabajaban y aún lo hacen a condiciones precarias. La segunda fue la elección de una nueva varita para el niño consentido, siempre de la casa Du Florant, desde luego.

Para cuando ingresó en Hogwarts el chico ya conocía hechizos suficientes como para aprobar los primeros dos cursos sin asistir a ninguna clase. Si algún espabilado se está preguntando como un niño tan pequeño podía estar haciendo hechizo sin que el ministerio le llamara la atención era porque aún entonces, la familia Du Florant aún poseía suficiente poder como para hacer bailar al ministerio según sus intenciones. Por lo que, el ministerio hacía la vista gorda mientras en sus arcas aparecían misteriosamente bolsas de oro.

Así fue como el consentido hijo único de los Du Florant fue creciendo, hasta llegar a un punto que reclamaba todo aquello que pudiera reclamar, aunque no tuviera el mínimo interés en ello. Sin embargo, poco a poco fue abandonando todos esos caprichos, dándose cuenta de que ninguno de ellos llenaría el vacío de amor en su corazón. Su padre, siempre ausente, nunca tenía tiempo como para tener cuidado de su hijo, y su madre, siempre tan fría, encargaba sus obligaciones a una niñera que se encargó de él hasta los 13 años, edad en la que las habilidades del chico eran tan evidentes que la família Du Florant vio la oportunidad para sacar partido. Solo entonces su madre le dedicó la atención que merecía, aunque solo fuera para mantener las formas. Nunca hubo ningún señal de orgullo hacia su hijo que no fuera durante algún evento público.

En la vida privada de la residencia, sus inquilinos se encerraban en sus respectivas habitaciones y no salían de ellas salvo para ir a otra habitación. Y tan solo coincidían durante las comidas, y a veces ni eso, pues alguna vez acostumbraban a subirse la comida en sus habitaciones.

Así pues el chico tenía un vacío que durante su infancia llenó por la devoción hacia ese misterioso padre que trabajaba duro y se le veía poco en casa. Pero a medida que se iba haciendo maduro, el chico empezó a confundir el amor con la amistad, y eso le llevo a tener un par de romances con chicas que resultaron se simplemente buenas personas.

Sin embargo, ninguno de esos romances llegó a ser tan profundo como el que tubo con la señorita Ildiko quien, tras una dificultosa relación, desapareció del mapa para siempre, sin dejar rastro.

Ahora, Kristopher espera conocer el nombre de su prometida, mientras se dedica a centrarse (sin éxito) en la vida que le corresponde a alguien de su familia


Invitado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.