selector
Últimos temas
» I hate you with all my soul with The Prime Minister
Vie Feb 05, 2016 2:53 am por Invitado

» Medias verdades o completas mentiras del de arriba
Jue Feb 04, 2016 9:05 pm por Invitado

» Work it hard like it's your profession [Roy Geldof]
Jue Feb 04, 2016 7:10 pm por Invitado

» When concidences happen | Privado; Belladona A.
Jue Feb 04, 2016 4:52 pm por Invitado

» Helios [Evangeline]
Jue Feb 04, 2016 3:22 pm por Invitado

» Wanderlust con Belladona Avery
Jue Feb 04, 2016 2:59 pm por Invitado

» ¿Límites? -Maia S.-
Jue Feb 04, 2016 2:44 pm por Invitado

» Amortentia, Ojitos o Batazo
Jue Feb 04, 2016 10:58 am por Invitado

» Registro Único: Ficha Técnica
Miér Feb 03, 2016 8:22 pm por Invitado


Patio Interior

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Patio Interior

Mensaje por Deathly Whims el Jue Ago 21, 2014 12:16 pm



En la planta baja del Castillo, tras seguir por un largo pasillo repleto de aulas y otras puertas, llegaremos hasta la entrada al Patio Interior, donde los alumnos salen a pasear o incluso a estudiar al aire libre. Hay bancos de piedra por los alrededores, pequeños arbustos y una fuente justo en el centro del patio.
Deathly Whims
Mensajes :
1306

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Patio Interior

Mensaje por Invitado el Jue Sep 11, 2014 11:03 am

Había pasado demasiado tiempo desde que no me paseaba entre los muros de Hogwarts, quizás por eso, pese a llevar cosa de una hora caminando entre pasillos, no acababa de acostumbrarme al repiqueteo de mis propios zapatos contra la piedra. Aunque el tiempo hubiera pasado parecía, sin embargo, que el colegio no había cambiado ni un sólo ápice su aspecto y que el mismo olor viciado seguía merodeando por entre las piedras. Parecía una tontería pero era ese olor, entre otros pequeños detalles, el que me hacía sentirme como en casa. Al fin Hogwarts. Se sentía bien volver a estar rodeada del ambiente en el que había pasado tan buenos momentos de mi vida.

Traspasé la puerta que llevaba al patio con aquel pensamiento en mi cabeza. Si alguien me hubiera visto en aquel momento, con esa sonrisa dibujada en los labios sin aparente motivo, probablemente se hubiera extrañado. Pero estaba demasiado ocupada en intentar guardar cada uno de los recovecos del castillo en mi mente como para preocuparme por los pensamientos ajenos. Había poca gente en el patio y yo ya estaba algo cansada, así que decidí cambiar mi propósito primero de ir a los terrenos a tomar algo el aire a quedarme allí mismo. Con paso resuelto me acerqué a uno de los pocos árboles que se alzaban en el centro del recinto y en un par de saltos alcancé una de las ramas más bajas. Desde allí, a  la sombra de sus hojas y balanceando los pies, me dediqué a contemplar a la gente pasar, en especial a aquel grupo de pequeños novatos que se apelotonaban en una de las esquinas y que se mostraban maravillados con algo que uno de ellos tenía entre las manos. Un pasatiempo, como otro cualquiera ,para una de esas primeras tardes de curso en las que por suerte aún ningún profesor había decidido cargarnos de ejercicios.  
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Patio Interior

Mensaje por Invitado el Jue Sep 11, 2014 12:40 pm

El agotamiento me podía, noches enteras sin dormir y luego aguantar el tipo en las clases era sumamente agotador. Lo había intentado todo, infusiones, paseos nocturnos, vasos de leche con hidromiel,… Pero nada surgía efecto. Seguía durmiente poco más de un par de horas y eso repercutía directamente en mi rendimiento. Echaba de menos poder dormir del tirón toda una noche, incluso llegar tarde a clase porque se me habían pegado las sabanas. Ahora eso era imposible. Pero lo peor de no dormir, era el cansancio. Cada paso, cada vez que intentaba hacer algo, lo hacía de manera torpe y lenta. Me resultaba imposible hacerlo de otra manera, un esfuerzo más y me desplomaba en el suelo. Pero debía disimular, mantener el tipo en todo momento y aparentar normalidad y eso en parte, era lo peor. Aunque si algo había aprendido, era a aprovechar los pequeños oasis de tranquilidad. Cuando terminaban las clases, aprovechaba y daba una vuelta para vaciar la mente y tomar un respiro. Y hoy no iba a ser una excepción, cuando termino la clase de Encantamientos, hice la mochila y me fui a dar una vuelta por el castillo.

Sin darme cuenta, termine yendo al Patio interior. No era el mejor sitio en cuanto a tranquilidad se refiere, pero era mucho mejor que los terrenos que a estas horas deben de estar repletos de estudiantes. El patio no es que estuviera vacio precisamente, niños por doquier lo ocupaban como si de un patio de recreo se tratara. No eran molestos – estaban demasiado concentrados con algo que no lograba ver – así que me quede en aquel patio. Con la decisión tomada, el siguiente objetivo era encontrar algún sitio donde poderse sentar. Tras ojear brevemente el patio, encontré un banco de piedra bajo un árbol. Sin pensármelo dos veces, me dirigí hasta allí. Me senté y deje mis cosas en el banco y de repente… ¡PAM! Un libro me impacto sobre mi cabeza. Intuitivamente, mire hacia arriba para ver quién era el listillo o listilla que arrojaba libros a la gente. Entonces vi aquella cabellera rubia. Había pasado mucho tiempo pero aquella cabellera nunca, repito nunca la olvidaría. Era Ann.- ¿Eres tú Ann?- Sabía muy bien la respuesta, pero no sabía muy bien que decir. La última vez un poco más y me tira algún que otro maleficio, pero había pasado mucho tiempo desde aquello. Una eternidad sin saber nada de ella sin ninguna noticia de cómo estaba o que hacía. Realmente lo que me preguntaba era si seguía enfadada conmigo. Le tendí el libro con una leve sonrisa en los labios.

Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Patio Interior

Mensaje por Invitado el Jue Sep 11, 2014 1:27 pm

Los pequeños colegiales se estaban prestando como un entretenimiento realmente bueno, pues cada vez me intrigaba más qué era aquella cosa que guardaban en el interior del corrillo que se había formado. Pese a que estaba en altura no podía verlos con claridad, así que poco a poco, casi por inercia, iba inclinándome hacia delante y estirando el cuello, apoyando las manos en la rama a la que estaba subida para intentar ganar estabilidad. de pronto sentí cómo algo se resbalaba del bolsillo de mi túnica y daba un pequeño tirón de mi ropa hacia debajo. Escuché el impacto y por el sonido comprendí que no había caído justamente en el césped. Cuando bajé la cabeza hacia allí ya había comenzado a formar una expresión de disculpa en mi rostro hacia la persona que fuera que había dado. Sin embargo, dicha expresión nunca llegó a completarse, pues la imagen que encontraron mis ojos hizo que pegara un pequeño brinco sobre la rama que desestabilizó unos segundos. ¿Michael?

Me quedé mirándolo unos instantes con esa cara que todo mago o bruja pone al encontrarse un hipogrifo antes de decidir si se siente seguro en su presencia o no.  En realidad no tenía ni idea de cómo reaccionar. La última vez que lo había visto las cosas no habían ido nada bien y tenía que admitir que me arrepentía de ciertas palabras que le había espetado con los nervios a flor de piel. Ahora era diferente, porque el tiempo había pasado, y aunque aún quedaba algo de resentimiento a juzgar por la fuerza que estaban haciendo mis uñas contra la corteza, procuré mantener la calma, respirar una vez hondo y esbozar algo parecido a una sonrisa. Habíamos dicho que éramos amigos, ¿no? Y los amigos reaccionan sonriendose unos a otros cuando se ven, ¿verdad?  De igual manera, no era momento para reflexionar acerca del grado de amistad/confianza que tenía en aquellos momentos con Mich, o Michael, o Corner;  sino simplemente de reaccionar.  

- Mmmm... Sí. -respondí dubitativa. ¿Por qué narices me estaba quedando en blanco?- Siento que te haya caído el libro, no me dí cuenta de que lo llevaba en el bolsillo. -opté por ser políticamente correcta y con la máxima naturalidad que pude reunir en aquellos instantes, extendí la mano y lo recogí.- Hacía... hacía mucho que no te veía. - Sí, vivan las obviedades, Ann- Va... ¿va todo bien? - pregunté finalmente, liberando algo de tensión. En el fondo, me apetecía saber qué había sido de él y de su vida. Pese a todo el mal humor, le guardaba un cariño especial, eso no podía negarlo. De alguna manera que no quedaba muy clara en mi mente, ser cordial en aquel momento era mi forma de pedir disculpas por mis malos modales en otros encuentros.
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Patio Interior

Mensaje por Invitado el Jue Sep 11, 2014 4:32 pm

Toque la zona donde me había dado el libro, esperando encontrar algún bulto o alguna herida, solo había un pequeño bulto casi imperceptible. Pero no dolía al menos el dolor ahora resultaba secundario. Era Ann. Aquella aparición entre las hojas, me había trastocado, sinceramente no me lo esperaba. Y a pesar de saber la respuesta a mi pregunta, esperaba un lo siento creo que te equivocas. Pero no fue eso lo que oí, lo que recibí fue una sencilla afirmación. Un simple sí que a pesar de su sencillez me sentó como un terrible golpe en el estomago. Estaba hecho un manojo de nervios, no sabía qué hacer ni que decir. En Hogwarts te podían enseñar cómo preparar un Filtro de Muertos en Vida o incluso a transformar una mesa en un perro, sin embargo no te enseñaban a tratar con los sentimientos. En mi interior podía sentir como todo se sacudía, era como si un volcán quisiera entrar en erupción. Quería saber como estaba, que había sido de ella,… pero en el fondo de mi corazón, sabía que la única pregunta que quería hacer era si me había echado de menos. Eran tan solo cinco palabras, y a pesar de ello no podía decirlo, no podía articular ni un solo vocablo. Por extraño que pareciese, estaba en blanco completamente y absolutamente en blanco. En ese momento era un ente inanimado, deseando desaparecer. Sin embargo, ella seguía mirándome.

-No pasa nada, no ha sido nada.- Conteste de forma breve y cortante, mientras apartaba la mirada de la suya. Su mirada, me incomodaba me hacía poner aún más nervioso de lo que ya estaba. Habíamos prometido ser amigos, o al menos ese era el trato de mutuo acuerdo que logramos aceptar tras una acalorada discusión. Tal vez si me centrara en ello, en ser un buen amigo, se me iría esta sensación de malestar. Podía ser amigo de Freddie, de Blair, de Lucy o incluso de McGonagall, pero con Ann aquello era más complicado que los diez trabajos de Hércules. Sabía que debía armarme de valor y afrontar aquello como fuera, debía lograr articular algo más que cuatro palabras.- Demasiado tiempo diría yo…- Conteste con tono afligido y mirándolo esta vez a la cara.- Ni una miserable lechuza Ann, ni una. Quedamos como amigos ¿no? Podrías haberme dicho algo los amigos lo hacen. Te mande lechuzas y nunca recibí respuestas, me preocupe por ti sabes, he estado un año preguntando por ti y nadie sabía nada, nadie Ann.- Al fin salió aquello que guardaba dentro de mí, no lo pude evitar el volcán había entrado erupción y era sumamente borde.

-Lo siento, yo… yo no quería sonar tan borde la verdad. Me preocupaba por como estabas tan solo eso.- Últimamente tenía muchos cambios de humor, junto con el insomnio era algo que seguía sin poder controlar del todo. Tenía la necesidad de sincerarme, de decirle que la historia se había repetido, que esta vez había sido ella quien había desaparecido sin dejar ni una nota y eso me dolía. Cuando veía aquel rostro el dolor se disipaba, no podía hacerla culpable de su repentina desaparición, tendría sus razones. Sin duda la entendía a la perfección, yo mismo pase por lo mismo y aunque extrañas, también tuve mis razones.- Voy tirando, no estoy en mi mejor momento pero nadie me quita el sentido del humor.- Esta vez se pudo entrever el verdadero yo, tal vez la clave era tomárselo con calma y dejar de dar tantas vueltas a las cosas.    
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Patio Interior

Mensaje por Invitado el Vie Sep 12, 2014 10:49 am

La mirada de Michael era esquiva, pero conforme avanzó en su discurso fui bajando  mi cabeza poco a poco hacia mis pies, que se balanceaban desde lo alto arítmicamente denotando nerviosismo. Era embarazoso buscar sus ojos, pues no quería que en los  míos viera reflejado que en aquel reproche repentino tenía toda la razón. Si era sincera, tenía que admitir que cuando el año anterior había abandonado el castillo a mitad de curso, había seleccionado muy bien a las personas a las que había comunicado el motivo de mi ausencia y que Michael no había estado entre ellas; pero también era cierto que si en los últimos días antes de partir había rondado más de lo normal el pasillo de la Torre de Ravenclaw, no era justamente porque sus vistas fueran mis favoritas de todo el castillo. Tenía que admitir que era cobarde dejar en manos de la casualidad el despedirse de un… amigo, pero el miedo al qué pudiera pensar después de haberlo zarandeado en el último encuentro había podido con cualquier impulso que me llevara a despedirme de él personalmente. Ahora, meses después, toda esta explicación probablemente sonara a gran mentira y excusa y me daba cuenta de que justamente había hecho lo que tantas veces le había reprochado. Eso me quitaba cualquier derecho a protestar; simplemente había que afrontarlo, levantar la cabeza y hablar con franqueza. Para ello, bajé de la rama en un par de movimientos algo torpes a causa de los nervios, pero conseguí aterrizar sin demasiados problemas en el banco en el que Mich reposaba. Despacio, me senté a su lado, con las manos sobre mi regazo y las piernas juntas, tensas, intentando ocupar el menor espacio posible. Mi mirada ahora estaba clavada en el césped, a sabiendas de que si lo miraba no podría hablar con la misma sinceridad.

-No te disculpes, sabes que me gustan las verdades sin filtros. No hay por qué hablar con eufemismos.-comencé a decir lo más pausadamente que el ritmo de mi corazón me lo permitía. Al fin y al cabo, hablando despacio ganaba tiempo para pensar mis siguientes palabras- Yo… creo que solo puedo decir que lo siento. Quizás he sido un poco hipócrita con todo esto y supongo que estás en tu derecho de reprochármelo… Pero la situación era diferente Michael, en realidad pensaba que no tendrías demasiadas ganas de saber de mí. –admití entonces levantando por vez primera mi cabeza, buscando su mirada.

En el fondo debía de admitir que apreciaba sus palabras, su interés por mi persona y su sinceridad al exponerlo; pero aquello, de un modo paradójico solo hacía la situación aún más complicada.

-No tenía ni idea de lo de las lechuzas, lo prometo. –continué- Ninguna me llegó a Dakota del Sur. Créeme, habría respondido. Marché allí a mediados de curso; les dije a las chicas que lo mantuvieran con discreción, quizás por eso no dijeron nada… Ha sido complicado Mich, temas familiares y… Bueno, en realidad da un poco igual, lo importante es que estaré aquí todo el curso. –atajé encogiéndome de hombros. No estaba demasiado segura de si Mich quería escuchar los motivos de mi precipitado viaje a tierras de los West y tampoco era un plato de demasiado buen gusto de contar así de primeras.- Yo… bueno, también me acordaba de ti, pero suponía que Hogwarts y la gente de aquí te mantenían lo suficientemente ocupado. Creía que era una de esas ocasiones en las que era mejor mantenerse a parte. Ya sabes, no revolver. – finalicé con un nuevo encogimiento de hombros, como si fuera totalmente obvio a lo que me refería: al pasado. - ¿No ha ido todo bien entonces? –pregunté luego después de una pequeña pausa. Sus últimas palabras levantaron mi curiosidad y una leve sonrisa ante aquel comentario. En realidad la parte que siempre me había gustado de él era su sentido del humor, su alegría contagiosa. Al fin y al cabo, gracias a esa alegría comenzó todo.- ¿Puedo preguntar el motivo?
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Patio Interior

Mensaje por Invitado el Vie Sep 12, 2014 4:14 pm

Me arrepentía del reproche que le había lanzado, me había dejado llevar por el temperamento y no por el raciocinio. Pero sabía el porqué de aquellas ponzoñosas palabras. Cuando yo desaparecí y luego volví a parecer de la nada, ella me reprocho el no haberle dicho nada, el haberle ocultado la verdad. En ese momento lo acepte y reconocí dignamente mi culpa. Firme un pacto con el cual estaba en desacuerdo, pero reconocía que era lo mejor para ambos. Pero la historia se repetía desde el otro lado de la trinchera y ¿se suponía que debía mantenerme neutral ante ello? No podía, me era imposible mostrar una expresión estoica y dejar pasar el tema. Tal vez era infantil y básico, pero aquello me había dolido. Aunque como muy bien se encargaba ella de recalcar, éramos amigos, nada más. Sin embargo, la madurez o sencillamente la realidad me había enseñado que el rencor era el peor de los venenos para uno mismo. No quería guardarle rencor a Ann, ella al fin y al cabo actuó como creía conveniente y yo no era nadie para juzgar si lo hizo bien o lo hizo mal. Era libre de creer correcto aquella acción, pero en el fondo tanto ella como yo nos arrepentíamos de nuestros actos. A pesar de ello, cuando veía su rostro tan cerca de mí, abandonando la lejanía de la rama y sentándose a mi lado, me reconfortaba.

-Siento diferir en eso Ann, yo acepte que fuéramos amigos por el bien de ambos. Pero en el fondo sabías que yo no quería aquello, la verdad yo te…te…que…ría…- Los nervios y la vergüenza a expresar mis propios sentimientos, me hicieron tartamudear, dejando paso a un breve y solemne silencio.-… Y pensar que no tendría ganas de saber de ti me parece muy egoísta por tu parte.- Finalmente, espete aquello sin tapujos, tal y como ella lo quería. Sentía que me estaba pasando, que era demasiado duro con ella y que quizás no mereciera el trato que le estaba dando, tal vez me lo parecía porque por mucho que lo negara ella era especial.- Te creo Ann, obviamente creí que tenías tus razones. Uno no hace las cosas porque sí. No quiero obligarte a que me cuentes algo que no quieras, hay cosas difíciles de explicar, créeme lo entiendo.- Yo mismo ocultaba secretos, parte de ellos muy difíciles de explicar.

-Me apunte al club de duelo, al club de gobstones e incluso participe en fiestas y eventos, me mantuve ocupado en todo momento. Muy a mi pesar, esa distracción duro apenas un par de meses no más. Luego con la llegada de los exámenes me centre en los estudios, logre sacar muy buenas notas en los TIMOs. Sin embargo, aquello era un mero placebo. Lograba engañar mi cabeza con los libros y los trabajos. Pero siempre había algún momento en el que me acordaba de aquellos días en aquella mansión embrujada o las tardes en los terrenos.- Estaba siendo demasiado sincero, mucho más de lo que solía ser. Dejaba al descubierto sentimientos que nunca antes había mostrado, mucho menos en público. Pero sentía que era lo que debía hacer, que era lo correcto.- Angelique West lograste dejar huella en mí.- Dije bromeando un pelín para aliviar la tensión que se respiraba en el aire. No quería que aquella situación volviera a ser como la de la última vez. Al fin y al cabo quería una conversación fluida y natural. Ser nosotros.

-Es complicado.- Confiaba en ella, tal vez era una de las pocas personas con quien realmente podía confiar. Pero si le explicaba el porqué de mi situación, no me vería con los mismos ojos. Me vería como un monstruo, una aberración de la naturaleza. Era un licántropo. El sostener el sostener el peso de aquel secreto solo era lo peor.- ¿Te dan miedo los licántropos? – Sentía que la calidez de su mirada estaba abierta a la verdad, antes necesitaba saber si realmente estaba preparada para aquello.
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Patio Interior

Mensaje por Invitado el Sáb Sep 13, 2014 12:46 pm

“Te quería”, pasado. ¿Había dicho eso?  “Egoista”, eso también lo había dicho. Dos puñales afilados acababan de salir de sus labios. En un primer momento no supe demasiado bien cómo encajarlos. ¿Se suponía que me tenía que sentir ofendida, que debía volver a enfadarme, que tenía que comenzar a pedir disculpas a diestro y siniestro o que simplemente debía de permanecer callada como en una de esas discusiones en las que tu madre te echa la bronca y no puedes hacer nada más que agachar la cabeza y asentir? Apreté los puños con fuerza hasta que los dedos de mis manos quedaron doloridos mientras procuraba mantener una expresión neutral en mi rostro. En un primer momento, intenté convencerme a mí misma de que estaba en su derecho de decir aquellas palabras y que al menos se estaba comportando de una forma mucho más madura que yo el año anterior. Así que decidí mantenerme en silencio hasta que escuché la siguiente frase, en la que marcaba su distancia conmigo. Que sí, que yo había estado todo este tiempo justamente haciendo eso, marcar distancia, pero escucharlo de su boca sonaba tan… extraño; incluso incómodo.

Y entonces reaccioné. Levanté la barbilla y en mis ojos se veía aquella expresión altanera, desafiante, valiente. Había dos opciones: la primera de ellas era que después de aquella conversación todo terminara mal y esa distancia implícita en nuestros comentarios se convirtiera en algo real que con el paso de las semanas nos impidiera incluso compartir un banco y una conversación como en aquel momento; la segunda era hablar claro y dejar claro que no quería perderlo. No sabía exactamente a qué me refería con no perderlo, pero saber que Mich estaba en el castillo, que íbamos a compartir un año entre los mismos muros y que no iba a poder dirigirle la palabra en todo aquel tiempo se hacía complicado. Al fin y al cabo, el pasado quizás no estaba tan pasado.

-Michael , no entiendes nada. –escuché salir de mi boca entonces. El tono era lo suficientemente neutro como para no ser un reproche. Simplemente quería dejar las cartas sobre la mesa de una vez.-  Nada de nada. En primer lugar, cuando desapareciste aquella vez estaba molesta, cabreada, con ganas de tirarte por un precipicio, sí, pero mira, esto no ha sido una venganza por aquello. ¿Sabes por qué te grité, por qué te zarandeé y te dije todo aquello? Simplemente no quería que tuvieras más veces el poder de hacerme sentir tan absolutamente estúpida por esperar que un día llegaría una carta con tu nombre explicando dónde estabas y qué era lo que te ocurría. Si te alejaba de mí iba a ser mucho más fácil saber que nunca habría más posibilidades de esperar nada de ti. Es una forma de protegerme. Y lo siento, pero se me hace complicado creer que me quisieras cuando no estabas aquí, al igual que se me hace complicado convencerme de que no lo hacías cuando estábamos juntos. Claro que no hago las cosas porque sí Mich, es simplemente una cuestión de confianza. Quiero confiar en ti, volver a tener esa complicidad, pero hay algo dentro de mí que me dice que desconfíe y quiero vencerlo. Estoy en ese punto medio en el que no sé cómo reaccionar. No sé si eres el mismo que eras antes, y quiero saberlo. No quiero que dejemos de… -y frené en seco hasta que encontré las palabras- de poder ser nosotros cuando estamos juntos.

Cuando finalicé mi discurso me callé unos segundos y toda la confianza en mí misma con la que había pronunciado aquellas palabras desapareció de pronto haciéndome sentir pequeñita. Exponer abiertamente los pensamientos que me habían estado rondando la cabeza con respecto a Michael me hacía sentir vulnerable, porque ahora sabía cómo podía hacerme daño mejor que nunca. El peor momento fue cuando dijo lo de dejar huella. ¿Qué debía de decir ante aquello? Bajé la cabeza pensativa y en el fondo de mi ser, una sonrisa fugaz recorrió mis labios. Luego levanté la mirada confusa ante su última pregunta, arrugando un poco el ceño. ¿Hombre lobo? ¿Se refería en serio…

- Tu.. has… Quiero decir, te han… ¿mordido? –finalicé en un susurro. Luego guardé silencio durante unos instantes, realmente confusa y sorprendida. Clavé mi pupila en la suya intentando ver más allá de sus palabras.- Mich, si es una broma, no tiene ninguna gracia.  
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Patio Interior

Mensaje por Invitado el Lun Sep 22, 2014 2:43 pm

Por un momento quede ausente otra vez en blanco, ante su discurso no pude decir solo callar, pues quien calla otorga y en ese caso así era. Dolía. Cada palabra que salía de su boca era un puñetazo en la boca del estomago, un duro golpe al autoestima. Pero lo dicho, tenía toda la razón. No era el único al que aquello le dolía, veía en el rostro de Ann el daño que le había hecho y aquello aún me dolía más. No creía que las heridas fueran tan profundas, fue un iluso por pensar que el tiempo lo curaría todo. El tiempo no curaba nada, lo agravaba. Había metido la pata en todos los sentidos, me arrepentía de no haberle mandado ni una sola carta, de haber pretendido que al llegar todo seguiría igual, pero ahora ya era demasiado tarde. Veía en sus ojos un leve ápice de rencor que se veía reforzado por sus palabras. Entonces vino aquel jarrón de agua fría, no confiaba en mí y dudaba que realmente la hubiera querido. Aquello fue más doloroso que cualquier herida física. ¿Tanto dolía la verdad? ¿Era eso lo que se sentía cuando alguien especial te fallaba? Mi cabeza hervía en deseos de largarse de allí, correr lo más lejos posible del Patio, gestionar la amalgama de sentimientos que chocaban entre sí en ese instante. Sin embargo permanecí en aquel banco.

A medida que transcurría la conversación, me daba cuenta de las diferencias insalvables entre ambos. Si no cicatrizaban las heridas, aquello terminaría mal. Al punto de no dirigirnos ni la palabra, a girar la cabeza cada vez que nos cruzáramos por los pasillos. Y si llegáramos a tal extremo, no sé cómo reaccionaría. Aunque tenía la leve esperanza de que aquello terminara bien de que al menos pudiéramos quedar como buenos amigos, pero esa promesa era la misma de la última vez y mira como ha terminado.

-¿Realmente crees que todo lo que te decía o lo que hacía no lo sentía? ¿De verdad lo crees Ann?– Seguía dolido por aquellas palabras, era lo que más me había dolido de su discurso.- Ann ya me disculpe en su momento, no te culpo por guardarme cierto rencor por aquello. Lo entiendo perfectamente. No pretendo que vuelvas a confiar en mí de la noche a la mañana, ni que volvamos a tener la misma relación que antes. Sencillamente quiero llevarme bien contigo, ¿al fin y al cabo no es lo que acordamos? No puedo obligarte a sentir algo que no sientes ni puedo prometerte algo que no creerás. Puedo decirte que sigo siendo el de siempre, el que en su día te dedico un striptease o el que te llamaba Trol en bonito, pero si no lo crees de verdad, si sigues dudando...- No sabía cómo continuar, ¿qué se supone que le debía decir? Estaba en blanco, por mucho que intentara articular alguna palabra, no lograba más que un sonido indescifrable. En realidad, sabía lo que quería decir pero no encontraba ni las palabras ni la forma de hacerlo.- Tal vez estamos predestinados a ser simplemente conocidos a dejar castillo de por medio...- Dolía aquella palabra “conocidos” algo tan básico que en aquel momento parecía una puñalada. Prefería insultarnos a ni siquiera dirigirnos la palabra más de lo políticamente necesario.

No estaba preparado para aquello, al igual que por su reacción ella tampoco lo estaba para saber mi nueva condición. ¿Me había precipitado? ¿Me odiaría y huiría? Pero quería confianza, pues más sincero que en aquel momento no lo había sido nunca.

-Sabía que no tendría que haber dicho nada.- Susurre más para mis adentros que hacía Ann. Por una vez, tendría que haber cerrado mi bocaza, como decía mi padre calladito estaba más mono. Su cara de preocupación no hizo más que aumentar el sentimiento de culpa por aquello, a pesar de no habérselo dicho de forma explícita su perspicacia había cazado la idea al vuelo.- Ojala fuese una broma, pero no lo es.- Dije con un semblante algo serio, ya que había abierto el tema, me sentía en la obligación de explicárselo. En mi interior algo me decía que podía confiar en ella, aunque me preocupaba cómo reaccionaría.- Tal vez te acabo de engañar y no soy el mismo que antes… Ann soy un licántropo.- Y tras aquella confesión lapidaría, me quede callado como una tumba mirando que nadie más hubiera oído aquello.- Es una larga historia… Me apunte en un torneo y por error me mordió un hombre lobo.- Era duro recordar la historia, doloroso hasta cierto punto. No hacía ni dos meses de aquello y anímicamente me dejaba hecho polvo.- Prométeme que no se lo dirás a nadie Ann, o realmente me metería en un aprieto.  Nadie quiere como compañero a un licántropo…- Estaba estigmatizado y a pesar de llevarlo con normalidad, el mundo no estaba preparado para aquello.- No quería asustarte pero creía que debías saberlo. Créeme que sigo siendo igual solo que ahora me gustan los filetes poco hechos y unos días al mes me convierto en un peludo animal.- Comente con mi sonrisa característica, esperando que no saliera corriendo ante aquella confesión. Había confiado en ella esperaba que aquello no hubiera sido un acto precipitado.
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Patio Interior

Mensaje por Invitado el Sáb Nov 08, 2014 2:49 pm

Venía del Gran Comedor aun mordisqueando una manzana que estaba casi entera. En mi mano libre llevaba un libro de dragones. Últimamente la mayor parte de mi vida giraba entorno a ellos. No era una afición contagiada por el viejo Young, en realidad pensaba la idea de estudiar para Dragonalista y no habría que se interpusiera entre mi objetivo y yo. Tenía de mi parte ese lado bueno de tener a mi padre como un gran allegado del ministerio, esa facilidad de conseguirme un buen puesto cuando lo quisiera.

Mi túnica rosaba el suelo delicadamente cuando salí al patio interior. Muchos aprovechaban este espacio para relajarse un rato, yo lo utilizaba para buscarme problemas. Hoy iba a ser la excepción, tranquila con un libro de mi tema favorito comiendo fruta y sentándome en una de las sillas metálicas como si de verdad fuera tan relajada y pasiva.

Mi rubio platinado estaba suelto cayendo por mis hombros, mi azulada mirara empezaba a perderse en las amarillentas hojas del libro.
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Patio Interior

Mensaje por Invitado el Dom Nov 09, 2014 12:46 pm

Ser prefecto tenía sus ventajas pero normalmente todo era desventajas. Evans se encontraba leyendo con tranquilidad cuando la típica escena de Slytherin se mete con Ravenclaw menor y el amiguito de turno te ve y va a buscarte Rolling Eyes Los niños de hoy en día no aprendían a sufrir e.e

No le queda más remedio que intervenir con su habitual simpatía.- Yaxley, primo lejano mío. ¡ Cómo no, tú por aquí!.- Pasa su hombro alrededor de su primo.- ¿Vas a dejar a mi cuervo o tengo que explicar algunas de tus anécdotas familiares, primito?- Le pregunta Louis a sabiendas de que su primo se encararía con él, pecho con pecho y tras aguantar sus amenazas le desea unas buenas tardes.

Reprime el pequeño por no tener sutilidad pero luego le dedica una fresca sonrrisa, levanta la vista y ve a una rubia Slytherin mirándole.- ¿Puedo ayudarte en algo?.- Pregunta con su cortés sonrrisa.
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Patio Interior

Mensaje por Invitado el Dom Nov 09, 2014 9:00 pm

"Yaxley, primo lejano mío. ¡ Cómo no, tú por aquí!" Escuché las palabras de un prefecto que me hicieron levantar la mirada de mi lectura. "¿Vas a dejar a mi cuervo o tengo que explicar algunas de tus anécdotas familiares, primito?" No entendí muy bien lo ocurrido. Solo noto que el Raven reprime al chico por alguna razón. Ni idea pensé para mis adentros. "¿Puedo ayudarte en algo?". Pregunta el prefecto con una sonrisa cortés.

-Oh no... Para nada- Le dije regresando mi vista al libro. -No he entendido muy bien la riña...- Ese aire estirado que salía de vez en cuando relució por mi rostro cuando clavé la mirada en el libro de texto. -Los chicos a veces no entienden muy bien lo que significa saber defenderse ¿No es así?- Mi comentario parece ir hacia mi persona, pero es lo suficientemente alto como para que se confunda con algo que agregué en la conversación con el Raven.
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Patio Interior

Mensaje por Invitado el Vie Nov 14, 2014 8:53 am

Mantiene su mirada hacia la chica, la cuál parece tener alguna clase de problema para hablarle directamente o algo así Shocked cosa que llama su atención. Así tras recibir el abrazo del retoño de segundo curso, Evans se acerca a la chica con curiosidad.- No hay mucho que entender.- No era ser borde es que no había mucho que entender sí sabías quién era Yaxley, era rubia pero teóricamente cualquiera llegaba hasta ahí Ein, así que supuso que no le conocía Very Happy .- Se aburre, ve una víctima inocente y va a por ella. Simple.- Se encoge de hombros no dándole más importancia.- No me suena haberte visto antes, ¿llevas mucho en Hogwarts?.-

Off: Siento el retraso, me hice un esgince u.u
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Patio Interior

Mensaje por Invitado el Vie Nov 14, 2014 4:09 pm

"No hay mucho que entender, Se aburre, ve una víctima inocente y va a por ella. Simple" Se encoge en hombros quitandole importancia. "No me suena haberte visto antes, ¿llevas mucho en Hogwarts?" Me rió ligeramente quitándo la vista del texto. -Me sorprende...- Mis ojos azules se pasean por el rostro del Raven. -Suelo meterme mucho en problemas desde que estaba en primer año, aunque es algo que sería más del conocimiento de un Slytherin, y eres un prefecto ¿No es así?- Hago una ligera pasa y agrego. -Soy Clarisse, pero dime Izzy... ¿Tú eres Evans no?- Le pregunto después. Tenía una vaga idea de los apellidos o nombres de los prefectos que se mantenían en Hogwarts.



OFF:
No te preocupes, Sé lo que es esguinzarse. Ya me pasó en ambos pies hace como cuatro meses...  Rolling Eyes  Rolling Eyes  Ojala te mejores  ^^
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Patio Interior

Mensaje por Invitado el Lun Nov 17, 2014 6:26 am

Arquea una ceja no ocultando su interés ante lo peculiar que era la chica y asiente.- Evans, Louis Rhys Evans pero llámame Rhys.- Le gustaba más su segundo nombre que el primero de ahí la petición.- Tampoco llevo tanto en Hogwarts, llegué el curso pasado.- Se encoge de hombros y hace un gesto a la chica para indiquicarle que se va a sentar junto a ella.- Con permiso, miss troublemaker.- Sonrrisa para nada maliciosa pero sí fresca.- ¿Eres de sexto o séptimo?.-Sus azulados ojos mirar con curiosidad a la chica, tímidos pero firmes.
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Patio Interior

Mensaje por Invitado el Sáb Nov 22, 2014 10:02 am

"Evans, Louis Rhys Evans pero llámame Rhys" Me deja con su segundo nombre, Rhys, no era difícil de olvidar. "Tampoco llevo tanto en Hogwarts, llegué el curso pasado" Escuchaba con atención mientras el se sentaba a uno de mis costados. "Con permiso, miss troublemaker" Me gustó el intento de apodo. Le devolví la sonrisa para luego responder a su pregunta "¿Eres de sexto o séptimo?" Noté que su mirada con tintes tímidos pero reflejando firmeza. -Sexto... - Me limité a responder. --¿Y tú? Atractivo Rhys , ¿En qué año estas?- Pregunto con picardía para luego volver a agregar. -¿Estudiabas antes de estar aquí?. Simples dudas que solían surgir a flote cuando conocía a alguien. Además de que era de esa clase de chicas que se paseaba por ahí sin escrúpulos, si tenía un comentario o duda lo decía... A mi no me venía bien la hipocresía a menos de que la situación lo demande.
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Patio Interior

Mensaje por Invitado el Dom Nov 23, 2014 3:29 am

-¿Y tú? Atractivo Rhys , ¿En qué año estas?- Mira a la chica extrañado, ¿atractivo, él?. No puede evitar sonrreir con timidez puesto que él nunca ha sido el gemelo guapo o acostumbrado a recibir esas palabras, eso era más para Theodore. Él era el gemelo atormentado, responsable y con sus gafas de culo de vaso lejos de ser atractivo o almenos conscientemente Cool

Quinto, quinto curso.- Responde, aún extrañado por las formas de la chica pero no decirle prestarle mayor importancia pues optó que era su forma de hablar.- Claro, estaba en Durmstrang.- No le da más importancia a su estadía allí.- Viene por interés de mi abuelo.- Ladea la cabeza.- Deber familiar, blablabla.- Mira con tanta firmeza como timidez a la chica.- ¿Es esta una forma de ganarse a un prefecto para que haga la vista gorda por sus fechorias señorita Izzy?.- Pregunta tan serio como burlón, se podría preguntar algo así.
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Patio Interior

Mensaje por Invitado el Dom Dic 28, 2014 1:15 pm

Su mirada extrañado y una sonrisa tímida me deja ver que no suele ser el chico que se la pasa ligando todos los días. Esto podría ser divertido... "Quinto, quinto curso" Claramente aun fuera de lugar. " Claro, estaba en Durmstrang. Viene por interés de mi abuelo. Deber familiar, blablabla" Escuchaba con atención mientras asentía ligeramente la cabeza, comprendiendo lo que decía.

-Dumstrang- Repetí muy por lo bajo comprendiéndolo. Recordando como cuando era pequeña me insistían en que entraría a Beauxbatons si no me corregía. Aunque sabía muy bien que no lo harían jamás, yo estaba predestinada a estar en Slytherin desde muchas generaciones atrás.

"¿Es esta una forma de ganarse a un prefecto para que haga la vista gorda por sus fechorias señorita Izzy?" El tono burlón que apenas y se percibía detrás de la seriedad de Rhys me hizo girarme un poco para encararlo de frente con media sonrisa en mi rostro. -Soy inocente, oficial-Levanté las manos como si se tratara de algún policía, pero mantuve un tono lento y pausado como si estuviera seduciéndolo. No tardó mucho para que me riera un poco de ello. Me quedé con un ligero recuerdo en la cabeza. -Oye, ¿Que tú no estabas en Gryffindor?- Le pregunté recordando que ya había visto a otro perfecto con mucho parecido a este chico.
off:
UNA GRAN GRAAAN DISCULPA POR LA TARDANZA!! No quería fallar pero fueron muchas razones, por ahora he vuelto y prometo que no vuelva a ocurrir:c  No
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Patio Interior

Mensaje por Invitado el Sáb Ene 10, 2015 4:33 am

- Tan inocente no serás, cuando tienes que recalcarlo. ¿Me equivoco?.- Era una réplica imprevista, impulsiva cosa nada habitual en aquel chico.- No puede evitar fijarse en ella, en su rubio y brillante cabello, en el óvalo de su cara, en su peculiar tono de voz y arquear una ceja. Aquella chica era peligrosa y eso no estaba nada mal Malo .-[b] ¿Es esa la nueva moda de insulto de los Sltyherins?.- Pregunta falsamente dolido.- ¿O es que tanto tiempo en el subsuelo os humedece el cerebro y el sentido de la vista?.- Ni se molesta en ocultar la burla.- Pero sí esta es tu forma de decirme que huelo a gatucho he de decirte que aunque vengo recién duchado, son gafes del oficio cuando tienes un gemelo también prefecto en la casa de los leones.- Se encoge de hombros, asumiendo su condena.- Te aconsejo que aprendas a diferenciarnos...- Deja caer en el aire pues aunque normalmente era Theodore quién se hacía pasar por él, eso no quitaba que alguna vez para sacar provecho Louis no hubiera hecho lo mismo Malo
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Patio Interior

Mensaje por Invitado el Mar Ene 13, 2015 10:00 am

"Tan inocente no serás, cuando tienes que recalcarlo. ¿Me equivoco?" Sonreí de manera amplia al notar que el chico dejaba de lado su capa de timidez por al menos un par de segundos. El chico era atractivo, no como los chicos solían parecerme atractivos, era más una atracción que venía desde dentro de él. Podría ser que fuera parte de ese grupo de personas que te fascinaban solamente porque no lograbas encontrarle el justo detalle que te llevaba a acercarte más a esa persona. -Las apariencias engañan, Rhys- Agregué brevemente.

"¿Es esa la nueva moda de insulto de los Sltyherins?" Me contestó con falsa dolencia. "¿O es que tanto tiempo en el subsuelo os humedece el cerebro y el sentido de la vista?." Me reí. Al parecer era un error y tenía que empezar a meditar sobre un posible daltonismo. "Pero sí esta es tu forma de decirme que huelo a gatucho he de decirte que aunque vengo recién duchado, son gafes del oficio cuando tienes un gemelo también prefecto en la casa de los leones."Asentí con la cabeza, cayendo en la cuenta de que había gemelos prefectos. Se encoge en hombros como si no fuera mucho de su agrado. "Te aconsejo que aprendas a diferenciarnos..." Ahora si que me reí. -No te preocupes, trataré de buscar la diferencia entre todas las que debe haber entre un Ravenclaw y un Gryffindor, empezando por el color de la túnica y los lentes- Comenté con media sonrisa en el rostro. -Y te comento que no hueles a Gatucho, si así fuera ni siquiera me hubiera molestado en quedarme a un lado tuyo-

Dentro de mi familia si no conseguías entrar entre las serpientes tu única opción adicional era Ravenclaw, era el porqué mis amistades iban en ese estricto parámetro. No dejaba de conseguirme un par de amigos en otras casas pero sabía que si alguien más arriba se enteraba de ello, bien, la idea de un regaño se volvía realidad. -¿Cómo es que mellizos quedan en dos casas distintas?- Le pregunté directa sin ánimo de ofender. -¿No es acaso normal que los gemelos sean como dos gotas de agua por dentro y por fuera?- Me acomodé en la banca luego de soltarle la pregunta, subiendo mis pies para cruzarlos en mariposa.
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Patio Interior

Mensaje por Invitado el Lun Ene 19, 2015 6:11 pm

FDR: Siento cortar el rol, es que celebrando aniversario no podemos rolear en otro lugar que no sea éste Jo Los recompensaremos con... varitas de regaliz (???) Mr. Green

Con el reciente retorno a clases no había demasiado alumnado inundando el patio interior, a pesar de que la tardecita era lo bastante cálida como para encontrarnos en invierno. Así que aprovechando ese factor, sumado a que justamente por el mismo motivo, no había aún ninguna tonelada de deberes por hacer, decidí disfrutar del cálido sol de la siesta junto con una buena lectura. Así que ahí me encontraba yo, sentada sobre el césped y con la espalda apoyada en la fuente de en medio con las piernas estiradas y cruzada una sobre la otra, muy contenta de tener entre mis manos un ejemplar del nuevo libro que mi madre acababa de publicar: "Pociones muchas, amor uno solo". Había recibido buenas críticas en su círculo íntimo, y no faltaba mucho para que saliera la venta al público. Ser la hija de una de las escritoras más populares del mundo mágico, tenía sus ventajas: siempre podía leer sus libros antes que ningún otro mago o bruja. Y a todo ésto se le sumaba la emoción de al fin tener un nuevo libro suyo entre mis manos, puesto que hacía ya tres años desde su último éxito, lapso en el que por motivos que yo conocía bastante bien, se había visto obligada a abandonar su profesión.
El libro estaba dedicado a mí, a papá y a su buena amiga Emilie Jones. Suspiré de felicidad y al pasar la primera página, comencé a leer el prólogo.
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Patio Interior

Mensaje por Invitado el Vie Ene 23, 2015 10:18 pm

Los primeros días de vuelta a clases, inclusive las primeras semanas solían ser algo tranquilas, sin exceso de carga de trabajos ni ensayos pendientes por entregar, así que disponía de más tiempo libre. "Libre", por supuesto, pues con mi nuevo puesto de capitán, el mismo se había visto bastante disminuido... aunque aquella tarde precisamente no tenía mucho que hacer. La tarde anterior habíamos tenido práctica de quidditch y aunque el próximo partido estuviese ya a la vuelta de la esquina, no quería sobrecargar al equipo con práctica de más.

Deambulé por los pasillos un buen rato, desde el séptimo piso hasta la planta baja, yendo tranquilamente por los pasillos con un libro de pociones bajo el brazo y un rollo de pergamino en el bolsillo más un bolígrafo muggle junto al anterior. Tenía pensado repasar un poco de dicha signatura apenas encontrara un sitio bastante tranquilo para ello. Al final mis pasos me condujeron hasta el patio interno que se encontraba casi vacío. Caminé por césped hasta dar un rápido rodeo al sitio, encontrándome con cierta cabellera castaña junto a la fuente. Rápidamente dibujé una sonrisa y me acerqué hasta la tejona con cuidado.— Hey, sabía que volverías pronto... pero no sabía que ya. — dije a manera de saludo, acercándome hasta ella con una sonrisa.  
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Patio Interior

Mensaje por Invitado el Vie Ene 23, 2015 10:54 pm

Me encontraba ya inmersa en la lectura de las primeras páginas del primer capítulo, como si quisiera devorar el libro, cuando una voz que conocía muy bien me hizo levantar la vista repentinamente y con una sonrisa a modo de correspondencia instintiva. Era genial verle por fin.

- Quise daros una sorpresa. Te busqué ayer al llegar, pero estabas en la práctica y no quise molestar -me encogí de hombros entrecerrando un poco los ojos, ya que desde esa posición el sol me daba de lleno en el rostro.- De hecho hoy también ha sido imposible dar contigo, Capitán -acentué mi sonrisa de forma divertida, chinchándole implícitamente como siempre solía hacerlo. Cof cof, ¿por dónde habría estado paseando mi mejor amigo?
- ¿Cómo estás? -con la mano izquierda dí unos golpecitos a mi lado sobre el césped invitándole así a sentarse junto conmigo, utilizando esta vez el libro a modo de visera. El sol comenzaba a perderse en el horizonte haciendo notar que durante algunos minutos mi posición elegida no sería la más cómoda. Sin embargo, eso no importaba. Mi sonrisa brillaba cual estrella en cielo despejado, puesto que de verdad había querido encontrarle desde el día anterior y mira por dónde, había terminado por encontrarme él a mí. Nunca dejas de sorprenderme, Vida querida.- ¿Qué tal la práctica de ayer?
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Patio Interior

Mensaje por Invitado el Sáb Ene 24, 2015 11:35 pm

La castaña apartó inmediatamente la mirada de su libro para posarla en mí, aunque el sol le pegase directamente en el rostro. Sonreí moviéndome un poco para intentar hacerla de sombra y pudiese verme mejor o al menos, el sol no la lastimase tanto.— ¿Si? Lo siento —le dije, mirándola—. Nuevas obligaciones, supongo. —finalicé encogiéndome de hombros y dibujando otra media sonrisa de lado antes de sentarme junto a ella, dejándome caer con suavidad sobre la hierba. Me recargué sobre la fuente todavía sin responderle, solamente mirándola por unos instantes.

Eh... todo bien, ya sabes. Es el colegio, no ha habido mucho por aquí —comencé con mi rostro ladeado, mirándola y depositando el libro a un lado—. Creo que sabes tan bien como yo, como es el sexto año y toda la carga de trabajo, ¿no? —bueno, a medias lo sabía porque llevaba tiempo ausente.— Bastante bien en realidad. Hay bastante potencial, ¿sabes? Son muy buenos todos, incluyendo a Florrie, por mucho que cueste creerlo —dije acercándome a ella y susurrándole la última frase en el oído para soltar una risotada después.—. ¿Y tú? ¿Qué tal todo...? —le pregunté un par de minutos después con un tono neutro una vez que pude controlar mi risa.
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Patio Interior

Mensaje por Invitado el Dom Ene 25, 2015 9:50 am

Acentué mi sonrisa al escuchar la causa de por qué no había podido encontrarle. Siempre había sido muy responsable con todos sus puestos, y esta vez no sería la excepción.

- Sí. Sobre todo cuando te ausentas por tanto tiempo y luego debes ponerte al día -hice una mueca. Los profesores estaban teniendo bastante paciencia conmigo, aunque eso no significara que no tuviera que dedicarle el doble de tiempo a los deberes. Ya cuando me comentó aquellos detalles sobre su equipo volví a sonreírle con alegría, riendo junto con él tras su último comentario.- Pues debo admitir que temo el día en que nos enfrentemos contra Ravenclaw estando ahora tú al mando... -eso era difícil, tener mejores amigos en los equipos rivales era complejo. Pero ya había terminado por acostumbrarme, al fin y al cabo siempre la felicidad era compartida.

- Todo mucho mejor. Mi abuelo ya está fuera de peligro y antes de volver ha estado de muy buen ánimo. Así que estoy tranquila. Además, tengo una sorpresa que mostrarte... -Edward no sabía nada del asunto. Para ser más precisos, sabía tan solo que mi madre había vuelto a escribir, pero no cuándo saldría publicado su próximo libro. En nuestro último encuentro aquello parecía muy lejano, por lo que nuevamente volví mi vista al libro para abrirlo, sin dejarle ver la tapa, de modo que llegué hasta la página de la dedicatoria y se la mostré con sonrisa expectante, a ver si lograba adivinar de lo que se trataba.
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Patio Interior

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares
» 14.03.2014 18.03.2014 Giro do Interior de São Paulo 2.2 BRA
» En ropa interior [Melinda, Nefertine y Lysander]
» Ministerio del Interior - Registro de Partidos Políticos (Declaraciones de Fabián de la Torre)
» Ministerio del Interior: RESULTADOS DEFINITIVOS DE LAS ELECCIONES GENERALES
» MOCIÓN DE REPROBACIÓN PRESENTADA POR EL GRUPO PARLAMENTARIO REPUBLICANO CONTRA EL MINISTRO DE INTERIOR, VIVIENDA E INMIGRACIÓN, ALEJANDRO RAJOY. (IR)

Deathly Hallows :: TV :: Zonas de Rol :: Colegio Hogwarts de Magia y Hechicería :: Interior del Castillo :: Planta Baja

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.