selector
Últimos temas
» I hate you with all my soul with The Prime Minister
Vie Feb 05, 2016 2:53 am por Invitado

» Medias verdades o completas mentiras del de arriba
Jue Feb 04, 2016 9:05 pm por Invitado

» Work it hard like it's your profession [Roy Geldof]
Jue Feb 04, 2016 7:10 pm por Invitado

» When concidences happen | Privado; Belladona A.
Jue Feb 04, 2016 4:52 pm por Invitado

» Helios [Evangeline]
Jue Feb 04, 2016 3:22 pm por Invitado

» Wanderlust con Belladona Avery
Jue Feb 04, 2016 2:59 pm por Invitado

» ¿Límites? -Maia S.-
Jue Feb 04, 2016 2:44 pm por Invitado

» Amortentia, Ojitos o Batazo
Jue Feb 04, 2016 10:58 am por Invitado

» Registro Único: Ficha Técnica
Miér Feb 03, 2016 8:22 pm por Invitado


Aula 5B

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Aula 5B

Mensaje por Deathly Whims el Miér Ago 20, 2014 8:33 am



¡Aviso a todos los estudiantes! Esta es un aula abandonada muy peligrosa. Pocos alumnos se atreven a pisar el lugar. ¿Por qué? Porque no es bueno molestar a Peeves.

Así es. En el Quinto Piso se encuentra el Aula abandonada 5B, donde vive el poltergeist Peeves. No se debe de entrar si no se le quiere molestar. Y si se le molesta, habrá de atenerse a las consecuencias, pues no le gustan los intrusos en su morada. Si hay suerte y no se encuentra en el aula, estará gastandole alguna broma pesada a algún alumno de primer curso por otro lado del castillo.
Deathly Whims
Mensajes :
1306

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Aula 5B

Mensaje por Invitado el Miér Sep 24, 2014 1:30 pm

Tal y como lo había dejado. La bibliotecaria me había despachado sin contemplaciones de su lugar de trabajo: la biblioteca. Y es que, a pesar de que pudiera amar su trabajo, era un ser humano, y como tal, también debía cenar. Así que había cogido mis libros y había decidido seguir estudiando por mi cuenta. Tras un instante, no más de un par de segundos, decidí que no me encaminaría todavía hacia la Sala Común de mi Casa. Tenía la certeza de que estaría vacía en aquellos momentos, pero que tras la cena, aquel sería el lugar de reunión para todos mis compañeros de Casa, y sin duda alguna, donde deseaban relajarse. Y aunque por lo general la Sala Común de Ravenclaw era silenciosa -se caracterizaba por tener unos habitantes bastante estudiosos-, siempre había un ligero murmullo que yo, perfeccionista, no tenía ganas de aguantar hoy.

Así que en vez de ir a dejar los libros a mi habitación, me había dirigido hacia una de las plantas altas, dónde sabía que nadie me molestaría. Los miembros más pequeños del alumnado, en su mayoría, estarían cenando o tendrían demasiado miedo como para adentrarse tan profundamente en los pasillos del castillo. Y los mayores, debido a que hacía poco que habían comenzando las clases, estarían inmersos todavía en los reencuentros o en despejarse del agobio de las clases. Así que había entrado en una de las aulas vacías de la quinta planta, había encendido un par de velas de cera, y había extendido apuntes y libros por una de las mesas.

A continuación, había vuelto a salir del aula, cerrando sus puertas con llave, y había volado escaleras abajo, para colarme en las enormes cocinas que alimentaban el banquete que los demás estaban disfrutando en el Gran Comedor. Allí, entre el ir y venir de los elfos domésticos, había logrado que, una vez salido los platos a las mesas de los alumnos, me hubiera podido llevar un par de platos con comida y varias piezas de fruta que me había apresurado a subir nuevamente hasta la quinta planta. Y ahora sí, podía disponerme a trabajar con comodidad.

Sabía que muchso de mis compañeros se escandalizarían al verme trabajar mientras comía. Pero básicamente había dejado los platos de comida intactos, y mientras con una mano escribía y pasaba apuntes, con la otra daba pequeños mordiscos a la manzana que sostenía en la otra.

- Mmmmm.....ingredientes para la poción...-murmuraba de vez en cuando - Cola de lagartija, escama de dragón....
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Aula 5B

Mensaje por Invitado el Miér Sep 24, 2014 1:52 pm

El viaje tan largo desde mi hogar me tenía exhausta, tenía los ojos brillando de cansancio y me sentía tan adormilada que estaba segura que si me acostaba en la cama inmediatamente iba a quedarme dormida. Antes que nada, antes de irme a dormir a la sala común decidí pasar por una de las tantas aulas del colegio a devolver esos libros odiosos que estaba cargando, y que mejor que ir a tirárselos al escritorio de Peeves.

Ese desgraciado de Peeves que tantas veces se había cruzado en mi camino para molestar como si fuera lo más importante. Tenía cosas mejores que hacer que estar llevando esos libros pero bueno...
Abrí de golpe la puerta del aula, como todo una reina marcando el paso con unos tacones de diez centimetros y un vestido de temporada, ignorando todo lo que estaba a mi paso. Llegué hasta el escritorio y tiré los libros allá arriba y al darme vuelta... BAM! - Adam... - susurré y casi que se me cortó la voz en aquel momento.

Desde que pasó lo que pasó no había tenido la posibilidad e encontrarme con él. Aún no sabía que decirle, que hacer, como contarle todo. Como si fuera imprescindible contarle, era obvio que alguien iba a contarle, y que tal si una pelirroja ya le contó sobre lo sucedido.
Mis ojos se quedaron fijos en los de él, con temor de su reacción, pero a la ves con la fuerza necesaria para enfrentar cualquier tipo de cosa.
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Aula 5B

Mensaje por Invitado el Jue Sep 25, 2014 6:34 am

Estaba tan enfrascado en los deberes que aunque, inconscientemente, escuchaba el taconeo que indicaba que alguien se acercaba -y probablemente una alumna, pues las profesoras solían ir con un calzado más cómodo-, no fue hasta que la puerta se abrio de par en par, y golpeo la pared que tenía detrás, que me sobresalté, derramé el tintero y mis dedos partieron la pluma con la que estaba escribiendo. Me quede mirando con desconcierto aquel estropicio que acababa de hacer yo mismo y pensé, no sin cierta fustración, que a no ser que tuviera un hechizo rápidamente a mano, tendría que volver a pasar los apuntes. Por suerte, se había estropeado el pergamino en el que estaba pasando los apuntes a limpio, pero no los apuntes en sí. Todo hubiera sido más fácil si en este colegio pudiera usarse la tecnología muggle, pensé una décima de segundo más tarde.

Todos aquellos pensamiento vinieron a mi mente en un par de segundos, pues al tercero, ya me había echado hacia atrás, apartándome del pupitre y me había levantado, dispuesto a culpar a la chica que había causado todo aquel revuelo. Y sin embargo, las palabras, que había acudido prontamente a mi boca, se quedaron dentro al reconocer, con un extraño presentimiento quien era la joven que había entrado. Un nudo me atenazo el estómago, impidiéndome moverme. La angustia se reflejo en mis ojos cuando, tras un par de segundos de contemplarla de espaldas, la chica se volvio y mi presentimiento se volvio certeza.

Me la quedé mirando. En esos momentos, vi como sus labios se movían, artículando mi nombre. Pero el sonido de su voz quedo amortiguado por un ensordecedor pitito en mis oídos y por la tromba de sentimientos y pensamientos que colapsaron en mi cuerpo y en mi mente en aquel momento. Llevaba meses sin verla. Llevaba tiempo con la angustia y la culpa carcomiéndome por dentro. Claro que mi tutor se había enterado. ¿Cómo no iba a enterarse si Celine pertenecía a una de las familias más grandes y famosas de Londres? Lo había pasado mal. Pero todo lo que me había hecho mi tutor no llegaba ni a la suela del zapato de lo que yo había podido llegar a sentir. Ira, frustración, irresponsabilidad, culpa...Culpa, culpa y más culpa. Me había sentido sucio, un cabrón, un malnacido y un gilipollas. Y me había odiado. Por todo el mal y el daño que le había causado a una chica inocente, que estaba en la juventud de la vida.

Respire hondo....Y aunque el aire salió de mis pulmones a través de mi boca, las palabras se me atascaron en la garganta, los pensamientos se volvieron insoportables y tuve que cerrar los ojos. Todo se quedo dentro. Porque yo era un capullo, lo había pasado mal....pero no tenía derecho a sentirme así sabiendo que Celine debía haber pasado un infierno mucho peor que el mio. Cerre las manos en un puño y la mire directamente a los ojos. Y lo que vi me paro en seco un segundo más. Temor ¿a qué? Pero también una férrea determinación y una fuerza admirable. Hice más fuerza con las manos, hasta que mis uñas hirieron la carne y la piel interior de mis manos.

Atravesé el aula hasta ella y cuando la tuve al lado, la observé de cerca. Observé y vi que el tiempo había pasado por ella. Que la adversidad la había hecho madurar, pero aún así conservaba su alegría y su ilusión. Que seguía siendo la joven de aquella noche, a pesar de la crudeza y la irresponsabilidad con la que le había tratado la vida. Y entonces, tras absorber toda aquella información de ella. Solté un poquito aquella cuerda que me estrangulaba y me sujetaba a partes iguales.

- Lo siento Céline - la miré fijamente a la cara - Siento...todo el sufrimiento que te he hecho pasar, el no haber estado a tu lado, no imagino lo que habrás debido de pasar...- respiré hondo - No me merezco ni que me mires a la cara. Solo espero., espero que estés bien - finalicé mientras desviaba la mirada. Mis ojos estaban brillantes y la verdad, no me hacía ninguna gracia llorar, así que esperaba no hacerlo. - Y entenderé que no me perdones.

Me quede mirando el montón de libros de encima del escritorio durante un segundo y luego, incapaz de seguir mirando aquella banalidad, volví el rostro hacia el de Céline, temiendo su reacción. No quería ir de víctima, pero quería disculparme por lo mal que lo había pasado todos estos meses por mi culpa.
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Aula 5B

Mensaje por Invitado el Vie Sep 26, 2014 5:17 am

Peeves había estado muy abandonado todo este verano para que sus queridos alumnos estuvieran siempre taan melodramáticos, tan aburridos y tan tristes, claro como Peeves era muy bueno Peeves iba a ponerle una sonrrisa en sus labios Twisted Evil Du Florera y Wycombe, poniéndose sentimentales... Sería, ¿cómo decir?, tan inapropiado aparecer... ¿Modales, quién los quería?.

- Du Florera, Du Florera repartiendo su amor a cualquiera, ¿a qué pobre insensato ahora has cautivado?.- Peeves aparece descendiendo del techo despacio.- Du Florera, Du Florera, ¿seguirás manteniendo tú capullo en flor o lo abrirá cualquiera?.- Peeves estalla en una carcajada desapareciendo unos instantes y comenzando a lanzar objetos al aire mientras imita la voz de Wycombe.- Lo siento Céline, siento haberlo pasado genial mientras tú fumigabas tus flores jujujuju.- Alborota un poco más la habitación antes de desaparecer.
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Aula 5B

Mensaje por Invitado el Vie Sep 26, 2014 9:20 am

No sabía como reaccionar, un escalofríos intenso bajaba por mi espalda haciendo que me estremeciera al solo contacto de mi melena rubia contra ella. Sentía como el reencor de su desaparción estremecía las palabras en mi garganta, les bloqueaba el paso y el tan solo hecho de querer estrangularlo solo se hacía más y más intenso en todo momento. Sabía que las cosas no solo habían pasado por el descuido suyo sino también por el mío, por no haber mantenido la guardia alta y por haber bebido demás sabiendo que no debía.
Los recuerdos de aquella cena donde todo se volvió una pesadilla afloraron en mi mente, podía casi ver en pantalla gigante cada una de las escenas aquela noche. Desde el beso con Kristopher en el laberinto, el momento en el que decidí tomar la palabra, y cuando terminé mirando el techo llena de dolor y agonía, justo en el momento en que sentía como mi alma se salía del cuerpo. Sentía la sangre exparciendose por el marabilloso piso de porcelana, manchando los zapatos de la servidumbre, sentía el golpe rudo que mi cabeza había dado en el suelo. Y el dolor de una perdida irreparable.

Aquella noche había sido de las peores en toda mi vida, me aferraa a algo con tantas fuerzas como si en verdad lo hubiera hecho buscando a esa pequeña criatura que tenía que proteger. La rabia de no haber podido hacer más para aferrarla a mi pequeño cuerpo, a un cuerpo adolecente, era un sentimiento que iba a llevar conmigo de por vida. E iba a buscar al culpable de ese suceso cueste lo que cueste.

Las miradas se cruzaron inmediatamente, mis ojos estaban llenos de lágrimas sumisas que se abrían paso entre mis pestañas, para salir o para quedarse. Quería mantenerme firme, como todo una dama, pero sus palabras me rompieron en mil pedazos cuando al pedirme disculpas de esa forma, lograba traer todos los recuerdos habidos y por haber de aquel día de puro duelo y dolor.
Lo tenía frente a mi, con su cara de pena, y las lágrimas se escabullían poco a poco de mis ojos, no pude ocultar mi dolor, el dolor que siempre trataba de mantener en lo más profundo de mi ser. Trataba de disimular y hacer como si nada hubiera pasado, pero allí estábamos los dos... las dos personas que casi se convierten en padres. - Adam... - volví a susurrar, casi a penas pudiendo pronunciar su nombre.

Di un paso hacia adelante, y me aferré entre sus brazos, necesitaba poder llorar después de tanto tiempo que me habían pedido que no lo hiciera y que mostrara que no debía llorar por algo que jamás había terminado con un final de cuentos. - Adam... - repetí mientras mis brazos se acomodaban a su cuello en búsqueda de consuelo en un abrazo que conformaba varios sentimientos. Desde el enojo, hasta el dolor.

Aquel momento se volvía eterno, y las imágenes de aquella noche reflotaban de nuevo hacia mi, pero todo eso se cortó como con una lanza filosa. Un bullicio se propinó hacia nosotros... pudiendo oír así la voz chillante de Peeves en aquel lugar. Todas las vulgaridades que él estaba diciéndome, eran algo que poca gente se atrevía a decir.
De pronto la ira se apropio de mi cuerpo y mente y solo pude voltear y verlo. - VETE AL DEMONIO PEEVES! - pocas veces usaba ese vocabulario, pero en este momento él no podía meterse conmigo.
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Aula 5B

Mensaje por Invitado el Vie Sep 26, 2014 11:49 am

En apenas cinco segundos, la tensión se hizo insoportable paramí. Temía su reacción pero sabía que debía enfrentarme a aquello. Me había escabulido hasta ahora (y no porque quisiera, eso quería que lo supiera Celine, pero luego). Así que espere en una lenta tortura mi destino. Pero cual fue mi sorpresa cuando en vez de tormenta, lo único que encontré fueron los restos de un naufragio. Si me hubiera gritado, si me hubiera echado en cara mi ausencia...Eso lo habría soportado. Tras años de palizas, de desconsideración y de soledad, había aprendido a batirme con todos aquellos sentimientos. Para mí, carecía de sentido. Simplemente desconectaba. Pero el destino es hábil e inteligente. Sabía que ante esos incentivos yo no sufriría. Para mí sería peor todo lo contrario, ver a Céline destrozada, con las barreras caídas y el ánimo por los suelos. Eso fue lo que terminó por hundirme más aún.

Y fue peor mi nombre susurrado con voz queda entre sus labios, que un grito puesto en el cielo. Y fue peor notar sus brazos rodeandome el cuello, su cuerpo pegado al mío, buscando protección y cobijo, que el dolor de una buena paliza. Fue peor ese sentimiento de desesperanza, ese aferramiento a mí, como si fuera un ancla, un poco de agua entre el desierto, el que terminó por macharme física y mentalmente. No pude menos que corresponder a su abrazo. Instintivamente, mis brazos rodearon su cintura. Su femenina y delicada figura quedo protegida entre mis brazos. Yo era más alto que ella, pero con los tacones, ella casi igualaba mi altura. Aún así, podía sentir su precioso pelo dorado rozandome la mejilla. Cerré los ojos un momento, sintiendo las convulsiones de su cuerpo contra el mío, mientras intentaba calmarla.

Si algo era cierto es que este tipo de situaciones me hacían sentir incómodo. Les tenía bastante pavor pues no sabía muy bien como manejar los sentimientos de las chicas. En general, no había tenido amigos durante toda mi vida, y menos aún chicas. Las chicas habían sido siempre un rollo, algo pasajero, así que nunca había tenido que lidiar con sus sentimientos. Salvo en un caso. Bueno, ahora dos. Abrí los ojos mientras utilizaba la mano derecha para ejercer una leve caricia por el cuerpo de Céline. Comenzaba pasandole la mano por el pelo -algo que me encantaba, dicho sea de paso. El pelo de las chicas tenían un no sé qué, un que sé yo-, y delizando la mano hasta la mitad de la espalda, para volver a subir, despacio, intentando calmar. Sus sollozos se clavaban en mi como dagas.

Pero mientras esto sucedía, apareció lo que podíamos decir lo que era la 'mascota' del Colegio, que tenía el don de la inoportunidad bien afinado. Apreté los labios mientras escuchaba la cancioncilla. Lo peor de todo es que se lo montaba para que tuvieran una melodía pegadiza y una letra hiriente. Debido a los reflejos como jugador de Quiditch, saque la varita rápidamente y en un murmullo quedo, sin alzar la voz, apunte a los objetos con los que Peeves estaba jugando, que se dirigieron rápidamente hacia él. Sin preocuparme más por él, me gire para encarme a Celine, que había sacado toda la furia contenida hasta aquel momento y se la había lanzado a Peeves a la cara. Aunque para lo que le había servido....porque Peeves era así con todos.

- Ni te molestes, Céline - la agarré con suavidad de los brazos y volví a girarla hacia mi. Le alcé suavemente la barbilla, para poder mirarla a los ojos - Ya sé que puede sacar de quicio muchas veces, pero esa furia que sientes....No la pagues con él. Soy yo quien se merece tu cabreo, tus gritos y tus puños - le solté con suavidad la barbilla y le aparte un mechón de pelo del rostro, colocándoselo detrás de la oreja - Llora, cariño, si eso es lo que necesitas. Si necesitas pagar tu rabia con alguien, hazlo conmigo, Si necesitas pegarle a alguien, pegame a mi. Si necesitas chillarte a alguien, chillame a mi....Ojala....me gustaría decirte tantas cosas - cogí aire - ojala pudieras ver como me siento. Todo lo que quiero decirte y no puedo, porque son demasiadas cosas.... - fui expusando el aire lentamente. - Pero lo principal es que....quiero que confíes en mi -otra vez-, y que me tengas en cuenta. Pero sobre todo quiero que sepas que...no te voy a volver a dejar sola. Si me perdonas, si me aceptas - la mire directamente a los ojos - Pero antes, me gustaría saber que es lo que tienes que decirme. Quiero que saques toda esa rabia que sientes, todo lo que tienes que decir y me lo digas. Que no te dejes ningún detalle dentro, ninguna espinita clavada....

Fui perdiendo la voz. Estaba confundido y quería decirle muchas cosas. Pero seguramente le había dicho ya tantas que ahora debía de estar aún más confundida que antes. Me pase los dedos por la muñeca derecha, donde llevaba la pulsera, y comencé a darle vueltas con gesto nervioso durnate medio minuto o así. Luego, dandome cuenta de que el gesto podía ser un poco maníatico, paré y volví a mirar a Céline, a quien había mantenido cerca. Extendí los brazos hacia ella y deje las manos sobre sus caderas, atrayendola lentamente hacia mi, hasta que pude rodear nuevamente su cintura con mis brazos. Y entonces, simplemente, volví a abrazarla. En su mano estaba si me rechaba o no.
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Aula 5B

Mensaje por Invitado el Mar Sep 30, 2014 2:08 pm

Aquellas simples palabras que salían de su boca, provocaba en mi un dolor inmenso y que creía imposible de sanar. Los sentimientos se encontraban mezclados como apropósito en una bolsa, donde trataba de esconder mi rostro y mostrarme de manera resistente e irrompible... pero no, una ves mas el destino me jugaba una mala pasada, daba a conocer esos sentimientos que, irónicamente, eran los originales, y no puras farsas como eran las de siempre. Contaba con su ayuda, pero ¿la quería?.

Sus brazos rodeaban mi cintura con tal naturalidad como si siempre hubiesen estado allí para mi era una rara sensación que poco a poco, segundo a segundo, se me hacía costumbre, pero no. No quería eso, quería ser fuerte de verdad, no una incrédula y niña barbie a la cual podían cambiar de momento a otro. - Si.... si tu no te hubieses marchado, si al menos hubieras tomado un poco de noción aquella noche, yo no tendía que haber pasado por esto. Yo no te conté nada, pero los chismes llegan rápido. - tras decir eso, que por más hiriente que fuera, me alejé dos pasos atrás. Sus caricias, el sentir s mano en mi espalda, sintiendo como acariciaba mi cabello, hacía que sintiera ira, me sentía furiosa en ese momento, furiosa y desconsertada al mismo tiempo. - TE DIJE QUE TE FUERAS ! PERO NO PARA SIEMPRE, PARA DEJARME ASÍ SUFRIENDO COMO SI NO FUESE TU CULPA ! - hice caso a su pedido, golpeé su pecho con los puños, sin importar que pareciera una loca desquiciada en ese momento.

No sabía de que modo descargar toda esa ia guardada, pero los motivos no me faltaban, y las personas tampoco. - LO ENFRENTÉ SOLA ADAM, SOLA! Y AHORA APARECES! - ya si estaba ese maldito de peeves allí me daba igual, era un tema que tenía que arreglar con Adam y más nadie. - ¿Que vas a decirme ahora!? que fue en el último momento, cuando ya nada podía hacerse cuando te enteraste? - una cachetada voló hacia su rostro, dejando al instante cuatro dedos marcados en su mejilla izquierda.
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Aula 5B

Mensaje por Invitado el Miér Oct 01, 2014 12:55 pm

Aquel repentino ataque me pilló con la guardia baja. Por mucho que le hubiera dicho que podía desahogarse, no esperaba que cambiase tan radicalmente de las lágrimas a los puños. La mezcla de sentimientos se hizo patente en aquel momento: rabia, dolor, impotencia, soledad...Todo mezclado y dirigido a una única persona: yo. Porque por mucho que me pegase con sus puños, dolían más sus palabras. Palabraz certeras y exactas. Afiladas como un cuchillo. Me hirieron en lo más profundo pero tenía razón. Era un inexperto total en aquel tema, pero también en muchos otros. Y sin embargo, ¿por qué en este caso había decidido guiarme por las opiniones de mi tutor? ¿Por qué? Nunca me había llevado bien con él, ni había confiado en él en lo más mínimo ¿Y para esto me fiaba de él, de su valoración? Había sido un completo error.

Claro que en sí, la noche aquella había sido un error. Yo me había sentido atraído por ella. En principio fisícamente, pero inconscientemente algo me había impulsado a protegerla ¿Tenía instinto protector? Quizá. Pero no me había gustado ver a aquella chica en ese estado. Y eso había hecho que nos olvidasemos de tomar cualquier tipo de precaución. Tanto ella como yo. Claro que el error había sido más mío que suyo, de eso ya me daba cuenta yo. En cierto sentido, casi podía decir que me había aprovechado de su estado anímico. Un escalofrío me recorrio la espalda ante lo que aquel pensamiento sugería y lo deseche instintivamente.

Volví a mirarla. Aquello parecía subrealista. Toda aquella ira acumulada centrandose exclusivamente en mi. Dejé caer los brazos a los lados cuando se aparto mientras la observaba. Empecé a cerrar los puños y clave las uñas en las palmas de mis manos. Al tiempo, tense la mandíbula como si hubiese encajado un golpe. La mire. Si, los chismorreos y los rumores iban más rápidos que hata la luz. El problema es que normalmente yo no iba por el mismo camino que ellos ¡Si ni siquiera leía la sección rosa del periodico escolar! ¿Qué podía hacer?

Podía hacer algo. Si, podía volver a ser el antiguo Adam. Podía sacar la artillería, endurecer mi corazón con una coraza de piedra y volver a la frialdad que me caracterizaba. Pero algo hizo que me detuviese ante este pensamiento. Y no fue precisamente Celine. Sino la viva imagen de Gabriel, que había hecho que el frío de mi corazón desapareciera. Respire hondo, relaje la espalda y los músculos y solté el espacio lentamente. Intenté tranquilizarme y eché los hombros atrás. Era hora de enfrentarse a aquello. De afrontar la culpa y los errores. Pero no solo yo. Los dos. Juntos.

- Lo siento -repetí mirándola a los ojos - Sé que te he fallado - admití - Pero era la primera vez que me encontraba en esta situación. Y Céline, seamos sinceros: aquello fue un rollo de una noche. Yo no tenía nada previsto. Lo cierto es que acababa de llegar al colegio después de dos años en un internado en el extranjero. - intente explicarme - Fue un error, pero como comprenderás, no suelo ir por un Colegio con un preservativo en el bolsillo. Pero el error de no parar fue de ambos. No solamente mio. - mantuve la calma. El temple frío pero el corazón caliente. Aunque dolierea. Pero es que los sentimientos podían ser algo terroríficamente maravilloso: podían ser la mejor sensación del mundo...o podían hacerte sentir como una completa mierda.

Luego recordé sus siguientes palabras. Y eso si que dolió. Dolió porque tenía razón. Me enteré de que había habido una fiesta de compromiso y que Celine había tenido problemas...pero me enteré días después de que sucediera, cuando Gabriel me lo dijo. También me alertó de que la familia de Céline era bastante cerrada y que no sería recibido con los brazos abiertos. Así que luego pedí consejo a mi tutor, y como el parecía saber quien era la familia de Céline, me dijo que me mantuviera apartado, para no dar pie a que se enterará el mundo mágico, perjudicando la imagen y la reputación de la familia.

- No sé....Fui un tonto - admití sin ambagues - Me enteré de una fiesta de compromiso.... - expliqué - y lo que había pasado. En aquellos momentos fue cuando me enteré de que estabas embarazada. Iba a ir a buscarte, a donde quiera que estuvieses...Pero en vez de hacer caso a mi instinto, hice caso a la voz de la razón - pegué un golpe en la mesa, con el puño cerrado, presa de una rabia repentina contra mi tutor - Y eso entiendo que no me lo perdones, porque no me lo perdono ni yo. Lo cierto es que no tengo ninguna excusa. Te deje sola, pero no por propia voluntad....Quiero que sepas que....- paré un segundo. Desvelar aquello era desvelar una de mis peores pesadillas, uno de mis mayores temores y estaba a punto de decírselo a prácticamente una desconocida...por mucho que compartieramos, para bien o para mal - Si lo hubiera sabido con tiempo, no me habría separado de tu lado - omití el porque. Aquel vacío en mi corazón, dejado por unos padres que me abandonaron. Aquel vacío que no podía llenar más que la formación de una familia.

La enfrenté con la mirada. Quería que pudiera leer en mis ojos, quería que supiera que no le mentía. Que había hecho lo que me parecía correcto en cada momento, aunque luego hubieran resultado ser un error. Pero que no había sido con mala intención. Eso nunca. No quería ni imaginarme la clase de horrores, comentarios, vivencias a las que había tenido que hacer frente, bien de su familia o bien de sus amigos. No conocía a su familia, no sabía que tipo de familia eran, pero parecían bastante arcaicos y conservadores. Parecía la clase de familia que un embarazo ilegítimo podía causar un escándalo o arruinar la reputación de una familia. Incluso desheredar a la propia Céline.

- ¿Qué...qué dijo tu familia ?- le pregunte. Por primera vez, aquel ente familiar tan grande y desconocido para mí, me dio miedo. Aguardé su respueta. A partir de aquí, todo era terreno desconocido para mí. No sabía muy bien que esperar del discurrir de la conversación. No sabía hacia donde tiraría Céline. Si se calmaría o seguiría echándome la culpa. Yo le había dado mi punto de vista, pero mientras tanto, por dentro, las heridas que sus palabras me habían provocado, seguían siendo eso, heridas sangrantes y abiertas, porque le había dado donde más dolía. Había dado en uno de mis pilares fundamentales, en una de mis creencias e ideales más arraigados. Pero el pilar no se había derrumbado solo. Lo había hecho yo, con mis propios errores.
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Aula 5B

Mensaje por Invitado el Miér Oct 08, 2014 12:55 pm

Ya no sabía como reaccionar, todo tipo de emociones brotaban de mi. Sentía enojo, tristeza, odio, dolor, me sentía mal. En mi cabeza no entraba la idea de que él hubiese desaparecido completamente sin hacerse cargo de la situación, sin tratar de buscarme o saber si al menos estaba bien. - No se que hacer, ni si quiera te preocupaste, no tuviste las intenciones de buscarme, de saber si eso que habíamos hecho... eso que había pasado entre nosotros aquella noche había tenido algún tipo de consecuencia. No me entra en la cabeza, esperaste a que alguien... alguien te diera noticias mías en lugar de buscarlas. - La cabeza empezaba a dolerme tras derramar una cantidad innumerable de lágrimas. Quité el pelo de mi rostro y lo eché para atrás.

- Adam... pasé un momento horrible, el dolor que sufrí aquella noche es algo por lo que no quiero volver a pasar, no se porque ocurrió aquello, yo me estaba cuidando desde que me enteré. Hablaba con él o ella a diario, y de pronto, en aquella cena a la que jamás tendría que haber ido, se esfumó por completo. - Ese sentimiento maternal que en ese lapso de tiempo había tenido era algo que nadie se esperaba en mi.
Miré a Adam, con un inmenso dolor, con ganas de volver en el tiempo y cambiar aquel momento. Subí mis manos y cubrí mi rostro aún llorando por dentro y por fuera. - No deberías estar viéndome así, se supone que soy fuerte, que no debería estar mostrándome tan débil. Si pudiera cambiar las cosas... - esa última frase se cortó a medio camino y su última pregunta fue más que nada importante. La familia, la familia que tan bien me había criado. - ¿Qué crees que pensaron? Yo, una muchacha tan bien educada, adolescente, con todo una vida por delante, miles de experiencias que vivir, embarazada, sin conocer el paradero del padre de mi hijo hija, y Arsene. Arsene que ya no se de que lado está, si quiere ver beneficios propios, y únicamente para ella dentro de toda esta perdida. - Las sospechas no cesaban, yo sabía que Arsene algo tenía que ver.
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Aula 5B

Mensaje por Invitado el Sáb Feb 14, 2015 11:59 pm

Castigada. Sí, Vayne había terminado castigada. Ella no solía ser una chica de causar problemas en la escuela, exceptuando a los típicos que conlleva para cualquier borde serlo, pero este había sido un día un poco diferente. Generalmente, se limitaba a mirar mal, rodar los ojos, resoplidos o cualquier clase de respuesta que no agradaba pero que tampoco era muy difícil de ignorar, nada grave, las pocas veces que había quedado en algún tipo de castigo solían ser cosas sencillas y rápidas. Esta vez había hecho algo más que solo bufar, mirar a alguien como a un idiota o rodar otra vez los ojos, esta vez había pasado a demostrar porqué es que algunas veces miraba así a ciertas personas, y esa persona había resultado ser un profesor. ¿Alguna vez te has encontrado con esos profesores idiotas que son tan idiotas que además de decir idioteces parecen orgullosos de eso? Pues ella sí, y por una vez no pudo contenerse. Y ganó la discusión, como es de suponerse, pero no salió ganando del todo. Porque no solo ganó la discusión y a un compañero que le dio su apoyo durante la misma, si no que se ganó un bonito rato limpiando el curso que ocupaba el Poltergeist del colegio, y no sola, por supuesto, si no acompañada por su colaborador: Louis Evans. Lo que le hacía sentirse mejor y peor, puesto que por una parte no tenía que pasar por eso sola, pero por otra, ella había sido quien había arrastrado al joven a eso. Y eso que aún no sabía que le faltaba un compañero más...
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Aula 5B

Mensaje por Invitado el Dom Feb 15, 2015 4:48 am

Increíble era ver a Louis Rhys Evans castigado, él el bueno de la familia... Rolling Eyes Cada día quedaba más claro que Vayne no era una buena influencia y eso era lo mejor Cool aún con la sonrrisa guasona de su hermano en la mente al ver como al saltar en defensa de Vayne le mandaban con ella al aula, Louis se apoya en el marco de la puerta observándola con más seriedad de lo que le hubiera gustado consicentemente...- Vaya Morrison, ya puedes apuntarme en tu lista de catástrofes...- Rompe el silencio con burla, mientras la ve trabajar Very Happy
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Aula 5B

Mensaje por Invitado el Miér Feb 18, 2015 3:23 pm

¿Yo, castigado? Sí, es sorprenden... A la mierda, ésto nadie de lo cree Very Happy ¿Por que me habían castigado esta vez? Por lo de siempre. No hacer los deberes. Que los profesores no me creían cuando les contaba, una y otra vez, la falta de motivación que manejaba. Me sentaba en la biblioteca, miraba el pergamino en blanco... y nada, no podía pensar bien. Y, ¿de que me ayudaría hacer un ejercicio sobre los encantamientos y las guerras de elfos? De nada. De absolutamente nada. No adoraba la magia, no quería ser el mejor mago del mundo, y si estaba en Hogwarts, era por obligación. Y el majo del Sombrero me puso en Slytherin para encontrar el 'camino a la grandeza`'. Gran humorista había salido el sombrerito, ¿eh?

El castigo era limpiar. Muy divertido todo. Al menos, era solo el aula de Peeves, el cual ya pasaba de mi. Porque yo, simplemente, pasaba de él. No era nada personal, yo pasaba de todos. Casi todos. Alguien en este castillo me cae bien, lo prometo. Alguien. Algún día. Quizás hoy lo encuentre. Porque, al parecer, no me toca pringar solo. Me toca hacerlo con dos alumnos de quinto, castigados por el mismo profesor. Llegué unos dos minutos tarde, cuando los dos otros alumnos ya estaban dentro. Gryffindor y Ravenclaw, a juzgar por sus uniformes, aunque la casa me importaba más bien poco. Hola, soy sangre sucia y estoy en Slytherin Very Happy

—Espero que no hayáis empezado la fiesta sin mi —Y quien decía fiesta, decía castigo. Obvio, ¿no? Aunque, seguramente, eso era la experiencia más cercana a una fiesta que nunca había tenido. Mis padres siempre eran lo suficiente imbéciles como para no prepararme fiesta de cumpleaños, y a base de ésto, llegó el momento en que ya no quería uno. Eso de que siempre deseamos lo que no tenemos, no siempre es cierto.

No dije nada más. Vale, obviamente era el mayor, pero no por eso me pondría a dar ordenes de como limpiar la sala. Ya respondería con sarcasmo si no me gustaba el plan propuesto, o no haría nada, una de dos. Avancé hacía un pupitre vacío, y ayudándome con las manos, me senté encima de él. Era tan vago que no podía estar de pie mucho tiempo.
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Aula 5B

Mensaje por Invitado el Dom Mar 22, 2015 5:17 pm

Sus ojos de dirigieron directamente a Louis al escucharle hablar, como intentando asesinarlo con la mirada. No importaba qué tanta culpa sintiera, no iba a aceptarla o a arrepentirse frente a él, no después de aquel comentario. -No recuerdo haberte obligado a hacer nada, chico listo -Respondió con sarcasmo, y recordándole el castigo tomó una escoba y se la pasó, como para ponerle énfasis a sus palabras. La voz del segundo chico del grupo de castigo le llegó en ese momento, y como por reflejo respondió, tan maja como siempre: -Para nada, justo Louis estaba por empezarla. -Se sintió un poco cruel al hacerle aquello al chico, que además de haberle apoyado y quedar castigado por ella, ahora era medio mangoneado por ella para empezar a limpiar y callarse, pero se recordó a sí misma por milésima vez que era él el que se había buscado esta última parte. Si tan solo hubiera cerrado la bocota tal vez apenas habría terminado moviendo un dedo, pero ahora se había ganado el trabajo.

-Por cierto, somos Vayne, la bocazas, y Louis, el Ravenclaw soso que me culpa por dejarle defenderme Very Happy  -Era obvio que "Ravenclaw soso" no eran palabras salidas directamente de la boca o de la mente de la chica, ella solamente citaba, otra vez sarcásticamente, la frase con la que él se había descrito en su primer encuentro. El que la culpara por defenderla aunque fuera su propia decisión no era realmente falso, aún si ella solo lo había usado para molestarlo. -¿Tú quién eres?
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Aula 5B

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares
» El Aula de Primero ( Libre)
» Aula vacía 5C
» Nazo No Kanojo
» Ley de Creación de Aulas de Enlace Educativo(GOBIERNO)FINALIZADA
» Aula Mistica 1er Año [Libre]

Deathly Hallows :: TV :: Zonas de Rol :: Colegio Hogwarts de Magia y Hechicería :: Interior del Castillo :: Quinto Piso

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.