selector
Últimos temas
» I hate you with all my soul with The Prime Minister
Vie Feb 05, 2016 2:53 am por Invitado

» Medias verdades o completas mentiras del de arriba
Jue Feb 04, 2016 9:05 pm por Invitado

» Work it hard like it's your profession [Roy Geldof]
Jue Feb 04, 2016 7:10 pm por Invitado

» When concidences happen | Privado; Belladona A.
Jue Feb 04, 2016 4:52 pm por Invitado

» Helios [Evangeline]
Jue Feb 04, 2016 3:22 pm por Invitado

» Wanderlust con Belladona Avery
Jue Feb 04, 2016 2:59 pm por Invitado

» ¿Límites? -Maia S.-
Jue Feb 04, 2016 2:44 pm por Invitado

» Amortentia, Ojitos o Batazo
Jue Feb 04, 2016 10:58 am por Invitado

» Registro Único: Ficha Técnica
Miér Feb 03, 2016 8:22 pm por Invitado


Recodos de la Torre Norte

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Recodos de la Torre Norte

Mensaje por Deathly Whims el Sáb Ago 16, 2014 8:41 am



Cerca de la imponente Torre de Ravenclaw se encuentra la Torre Norte, que es una de las muchas torres del castillo. Aquí se encuentran el aula de Adivinación y el despacho del profesora Trelawney. Se entra por una escalera del Pasillo del Séptimo Piso que lleva por una trampilla. Desde allí se puede ver la entrada de la Torre de la gran escalera o la torre de la Directora, que es probablemente la torre más prominente, callada y reconocible del Castillo. La misma tiene forma circular y tiene un techo en forma de cono donde se enrosca una enorme escalera que lleva a otras tres torres pequeñas, conocidas como que llevan a su despacho y aposentos.
Deathly Whims
Mensajes :
1306

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Recodos de la Torre Norte

Mensaje por Invitado el Lun Sep 22, 2014 10:38 pm

Llevaba allí un buen ratito, con el libro de tapa dura azul entre las manos, dando algunos pasitos de acá para allá, cerca de la Torre de Ravenclaw. En mi cabeza, una vocesita me decía que no era buena idea, que estaba haciendo el ridículo. Lo cierto era que Tyler podía haberse ido a la biblioteca, o al Gran Comedor o a lo que fuera, o podía estar en clase. Al fin y al cabo, desconocía por completo sus horarios, pues por diferir en curso, ninguno coincidía con los míos. O lo más simple de todo: podía simplemente estar en su común y no querer salir. Estás haciendo un papelón, vuelve a tu Sala Común y déjate de estupideces.. Me mordí el labio inferior y tras enredarme el dedo índice con un mechón de cabello un par de veces y deshacer el gesto, sacudí la cabeza y di un par de pasitos, como rehuyendo la idea. Esto me iba a salir mal, muy mal, fijo.
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Recodos de la Torre Norte

Mensaje por Invitado el Mar Sep 23, 2014 3:58 am

Salí de mis pensamientos tras varios minutos sin despegar la mirada del libro de pociones. ¿Qué me estaba pasando? Tenía una extraña sensación, como si fuera a pasar algo... pero no necesariamente malo, y eso era lo que más me descolocaba. Cerré el libro con energía y dejé la mano puesta encima unos segundos, recalcando el movimiento. La Sala Común estaba vacía, más de lo normal, y es que fuera el tiempo era magnífico y todo el mundo lo aprovechaba, incluso los Ravenclaws más aplicados. Y eso ya es decir. Me levanté de mi asiento y pensé salir a dar una vuelta y poder fumar. Había dejado considerablemente el vicio, o mejor dicho, ahora fumaba mucho menos. ¿Sería cosa del estrés? Había menos. Quizá la vuelta de Londres me había hecho bien... o al menos eso creí hasta salir por la puerta de la común. Primero el sonido de unos pies caminando algo indecisos y después una melena morena me dejaron petrificado en la salida de la Común. Di gracias a Merlín porque Lucy no me vio pararme en seco, estaba de espaldas. Respiré hondo, conteniendo el nudo que se acababa de formar en mi estómago, y me dirigí hacia ella sonriendo con la mayor naturalidad posible - Dichosos los ojos, Robinson - dije de forma amistosa para romper el hielo hasta que estuve a su altura. La di un beso en la mejilla - ¿Qué haces por aquí? -.
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Recodos de la Torre Norte

Mensaje por Invitado el Mar Sep 23, 2014 8:50 am

Ya había llegado al punto en el que el estar allí de pie me empezaba a parecer una reverenda tontería. Fuera hacía un día precioso. Mucho más seguro era que el muchacho hubiese salido a fumar o simplemente s dar un paseo. Esperaba que solo fuera lo segundo, porque si Tyler dejaba de fumar sería una cosa excelente por él, pero ppr el momento no parecía que eso fuese a suceder al menos pronto. Esto es estúpido, déjate de perder el tiempo. Házle al mundo un favor y vuelve a tu común. Suspiré. Ya había pasaso un buen rato y no sabía si valdría la pena esperar indefinidamente por algo que no tení por qhé pasar. Por eso hBía empezado a caminar fuera del sitio cuando como por arte de magia oí la voz del Ravenclaw y me detuve en seco yo, en proncipio sin darme la vuelta. Actúa sorprendida, sorprendida... me giré como lo mas normal del mundo (fail) y esbocé una sonrisa -Tyler, ¡hola!- correspondí al saludo que me dio y luego vino su pregunta. Y como yo no había acabado por decidirme si estaba bien o mal decirle el por qué había ido realmente hasta allí, había venido con el libro que saqué rntonces para mostrarle muy rápidamente -Quería devolverle un libro a un compañero, Edward Goodrich, que me lo prestó hace un par de semanas y ya es hora de dárselo- menos mal que estaba bien escondidito en el interior de la contratapa la inscripción "Dylan Frost". Pero no tenía que verse eso. -¿Qué tal? ¿Ibas con prisa?- inauirí haciéndome un poco a un lado, indicando que si así era, hablaríamos mas tarde, aunque no quisiera tal cosa.
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Recodos de la Torre Norte

Mensaje por Invitado el Miér Sep 24, 2014 3:55 am

Bien era verdad que verla ahí me había sorprendido enormemente, pero verla en aquella situación tan extraña más. Sabía quién era Edward, y no puse en duda su historia, pues venir a devolverle un libro a un Ravenclaw es lo más normal del mundo. Era algo en su forma de mirarme y hablar lo que quizá delataba el verdadero motivo por el que estaba allí, pero yo no era quién para ponerlo en duda. Me encogí de hombros con las manos en los bolsillos, donde agarré el paquete de tabaco y lo asomé discretamente - Ya sabes, poco más - sonreí de medio lado, sabía que odiaba que fumase - Había pensado dar un paseo ahora que hace buen tiempo - miré en ambas direcciones, como buscando a Edward por inercia - Si quieres le doy después yo el libro, más que nada porque no estaba ni en los dormitorios ni en la común - y verdad que era, no había visto al Ravenclaw aquel día. Aunque no fuésemos amigos le trataba con confianza por el simple hecho de ser de los "mayores" de mi casa.

Avancé unos pasos, me di la vuelta y, sacando la mano del bolsillo se la tendí a la Gryffindor - ¿Te apetece venir? - aquel día no me sentía excesivamente cansado, ni excesivamente triste. Iba a ser verdad que haber apagado el móvil y haber dejado de contestar a David por unos días le estaba haciendo bien a mi cabeza.
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Recodos de la Torre Norte

Mensaje por Invitado el Miér Sep 24, 2014 12:04 pm

Le vi asomar el paquete de cigarrillos y enarqué una ceja, sin hacer mucho más que eso. Sabía que no había ningún tipo de secretos entre los dos respecto a ese asunto. Yo no quería que él fumara, y él sabía el rechazo que sentía hacia el cigarrillo y el tabaco. Él quería fumar de todos modos a pesar de que respetaba mi preferencia con el asunto, y yo no iba a impedirle que lo hiciera. Una cosa era una recomendación y el intento de ayuda, y otra totalmente diferente era ponerme en el papel de figura de progenitora que tuviera que marcarle reglas, pautas o rezongarle. Por eso me limité simplemente a alzar una ceja en cuanto a gestos y luego esbocé una media sonrisa cuya mejor palabra para describirla sería tal vez "comprensión" o "empatía".

-
Ya, entiendo- repliqué en cuanto a aquel asunto, y decidí no ahondar más en aquel asuntillo , ya que francamente no era algo que me produjera una sensación muy buena, sino en cierto modo tal vez algo de culpa. Pero tema aparte, todo eso e fue de mi cabeza cuando me sugirió aquello de devolverle él el libro. Diantres, diantres, diantres. ¿Cómo no pensaste en eso, Lucy?. Se me había escapado la posibilidad de que pudiera realizar tal oferta. Peor bueno, que no pasa nada, había que improvisar de alguna manera, así que puse mi mejor cara de actuación (muchas veces imitada de la naturalidad con la que Claire se manejaba siempre que había que actuar alguna cosa) mientras negaba con la cabeza -No te preocuppes, no es necesario. Al fin y al cabo tengo que- no digas que tienes que prestarle uno tú porque no has llevado nada, zopenca-pedirle que me devuelva el que yo le presté de Pociones hace tiempo. Pero gracias- esbocé una amplia sonrisa, tanto proque iba con el verso como por estar satisfecha de mi respuesta. SI iba a prestar un libro por apuntes, era de pociones. Al fin y a cabo no hacía demasiado uso de aquellos libros, ya que tendía a leérmelos en un día o dos luego de haberlos obtenido, por lo que no iba a hacer un dramón si me faltaba alguno por un tiempo. Aunque eso sí, los quería de regreso siempre. El muchacho avanzó como en dirección a los terrenos y supuse que tocaba darme media vuelta e irme o algo así, tal vez esperar un tiempo por si veía a Edward pasar cerca de allí a modo de pedirle que siguiera el juego si Tyler llegaba a preguntarle algo respecto a mi pequeño verso, pero vi que el susodicho se giraba y me tendía la mano en una clara invitación a acompañarle. -Vale, con gusto- respondí avanzando un par de pasos para alcanzar aquellos que se había adelantado de mi y tomé la mano que me ofrecía, le di un apretón y tras un par de segundos volví a soltarla mientras el dirigía una sonrisa. Tal vez no lo entendiera él, pero tomarle la mano para mi era un paso enorme, sober todo luego de lo acontecido en la Torre de Profesores de la Academia, pues el suceso se había desencadenado luego de tomarle la mano, y era por eso que el acto en sí era tan simbólico. Lo cierto era que quería arreglar las cosas con Tyler, volver a sentirme cómoda con él al 100% una vez más, pues como Freddie me había dicho, si quería que las cosas volvieran a ser como antes, el primer paso estaba en que yo pusiera de mi parte. Y pensaba hacerlo, pero sabía que iba a ir costando lo suyo, a pesar de que el simple hecho de que ya hubiera sido capaz de tener algún contacto físico con el muchacho ya era un progreso indescriptible -¿Qué tal el comienzo del año para ti esta vez?- no quise decir nada al respecto, pero era el último año del chico en el colegio. No sabía qué sentimientos le produciría aquello, pero de encontrarme yo en su lugar, sabía que me sentiría muy extraña.
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Recodos de la Torre Norte

Mensaje por Invitado el Mar Sep 30, 2014 3:00 am

No negaré que el hecho de que Lucy cogiera mi mano unos segundos y después la soltara no me sorprendió. Primero me sorprendió por el simple hecho de cogerla, y segundo por el simple hecho de soltarla. ¿Qué clase de contradicción era aquella? Y, ¿por qué me importaba? Fuera como fuese comencé a andar con Lucy a mi lado, y esta me preguntó de forma tranquila, quizá banal. Sin embargo, sus preguntas nunca me parecía insulsas, aunque fueran relacionadas con el tiempo. ¿Quizá porque ella me importaba más? - Normal, como todos - dije encogiéndome de hombros sin dejar de caminar - Desde el primer día nos están metiendo prisa con las asignaturas, con el futuros, los EXTASIS y todo eso. Ni siquiera sé qué haré el año que viene, y tampoco quiero pensarlo - soné tal vez algo cortante, pero el tema del futuro no era precisamente uno de mis favoritos. Ni siquiera sabía si seguiría viviendo en Londres con David, o si iría a la Academia o a la Universidad. ?Por qué tenía tantas cosas en las que pensar si apenas llevábamos un mes de clase?

- ¿Tu curso cómo ha comenzado? - pregunté devolviéndole la pregunta. Sabía que había tenido muchas cosas en las que pensar, así como yo, y quizá fuese un buen momento para que hablásemos, lejos de las miradas entrometidas y los comentarios carentes de información verdadera. No tardamos en salir, y no tardé en sacar un cigarrillo de la cajetilla y encenderlo. Me moví un paso a mi izquierda para no molestar a Lucy con el humo o con siquiera el olor. Respetaba que alguien no fuese partidario del tabaco. Es más, me gustaría ser de aquel modo, pero a aquellas alturas no era tan fácil. Inhalé con calma, incluso cerrando los ojos, y exhalé del mismo modo. Era el primer cigarro del día y sentaba estupendamente, más cuando ahora tendía a fumar cuatro nada más.
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Recodos de la Torre Norte

Mensaje por Invitado el Mar Sep 30, 2014 9:18 pm

Rodé los ojos con su comentario de los EXTASIS. El año enterior, yo la había pasado basrante mal a cierta altura cuando los TIMOs, yme imaginaba que las cosas con los EXTASIS serían incluso más serias. Lo cierto era que no era sano tener toda esa presión, pues los alumnos sucumbían anenchufarse todo tipo de sustancias y cosas que no estaban bien para su salud. Yo por mi parte había pasado un montón de tiempo sin dormir y viviendo a base de pociones que me mantenían despierta, pero al menos había pasado aquello. La sensación de quitarse tal peso de encima era única.

-
Creo que hacen que elijamos caminos de la vida demasiado temprano- comenté haciendo una mueca lateral con los labios. -A los diecisiete se es aún pequeño, a lo mejor no sabes lo que más te gusta y creo que es un error que fuercen a las personas a elegir el camino para el resto de su vida así, tan rápido- me encogí de hombros. Algo mal había en el sistema, con eso al menos. -Supongo que algunos saben lo que quieren hacer desde niños, otros lo descubren en el colegio, y otros eligen más tarde- al parecer Tyler se acercaba más al tercer grupo, mientras que yo sabía a qué me quería dedicar desde muy temprana edad.

-
El mio, bien- comenté sin demasiado interés. No me había cruzado con demasiadas personas aún, y de hecho a muchas las había evitado bastante. Era un comienzo de curso muy distinto al del año anterior, y lo cierto era que mucho tenía que ver el chico de ahora a mi izquierda. Cuando salimos cerré un poco los ojos para protegerme de los rayos del sol, brillantes que se empeñaban en impactar conta mi retina, y vi que el chico sacaba su tabaco y daba un par de pasos para apartrse. Agradecí el gesto, y een conseucnecia no me aparté yo, sino que manteniendo la distancia lo dejé fumar. Por fortuna la brisa que corría hacía que el humo exhalado también se fuera en una dirección opuesta a aquella de mi rostro, por lo que el olor a cigarrillo que fui capaz de percibir fue mínimo. -Gracias- sonreí apreciando el gesto, y a su vez crucé los brazos sobre mi pecho, a modo de sostener el libro contra el mismo de una manera más cómoda. -Aunque ha empezado distinto. Todo este movimiento del mundo mágico ha movido muchos cimientos en todos lados, y no escapo a eso- directa o indirectamente hablando, ya que tanto yo como el resto de mi familia habíamos sido afectados por eso, yo muy directamene, al igual que Dylan, Eustace, Grisam y Wendy. El resto de mis familiares estaban lejos de conocer lo que habíamos conocido nosotros, y en lugar de ello se inclinaban hacia una ideología o la otra. Sin embargo miré a Tyler con ojos significativos un momento, porque sabía que él también había sido afectado de alguna manera, más concretamente aquello que se conectaba directamente con lo mío, pero quizá también hubiese sido afectado de otro modo, y no lo sabía. Reparé por un segundo en el modo en que parecía disfrutar del cigarrillo y apreté un poco el libro más hacia mi pecho, aunque sin que fuera un movimiento visible desde fuera. Cómo me gustaría que no hubiese caído en el espiral del cigarrillo -Parece que hubieras necesitado eso- comenté, en alusión a que me había percatado de lo bien que le estaba sentando aquello. Pero conocía la desesperación de Tyler por fumar en momentos poco felices de su vida, por lo que ya con una mueca de más preocupación pero manteniendo a la vez la sonrisa algo inseguira volví a hablar -¿Todo en orden?-.

El tono de la pregunta había sido uno tal vez muy confidencial, como si estuviese alentándolo a que me confesara alguna cosa que estuviese escondiendo, pero de un modo comprensivo. Si uno hacía memoria tal vez pudiese compararse al de aquella vez en Hogsmeade cuando, en una situación bastante surrealista, había acabado por contarle un poco quién era y de dónde venía.


Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Recodos de la Torre Norte

Mensaje por Invitado el Miér Oct 01, 2014 3:26 am

Asentí cerrando los ojos e inhalando lentamente. Era verdad. Nos obligaban a tomar decisiones demasiado temprano. Yo estaba acostumbrado a haberlas tomado, aunque fuese en el ámbito familiar, pero muchas personas no y siempre suponía un paso duro. Crecer. Miré a Lucy e inmediatamente supe que yo pertenecía al grupo tres. Nunca había tenido tiempo de pensar qué quería para mi futuro, si el presente que viví de niño parecía sacado de una novela dramática. ¿Cómo vas a pensar en qué quieres ser de mayor si no tienes una figura que te represente qué es mayor? Y David... David es otra historia. Miré al cielo, mis ojos ya se habían acostumbrado a la luz. Había nubes en el cielo pero el sol se veía. Estas se movían lentamente, casi al ritmo al que íbamos nosotros.

Ante mi pregunta respondió de la forma más concisa posible, pero no puse pega alguna. Con Lucy podría hablar de cualquier cosa y los estudios era el tema más absurdo y trivial que podríamos elegir. Algo me decía, además, que tenía algo más importante que decirme que saber cómo había empezado el curso. Le resté importancia a mi gesto con la mano y continué escuchándola. Oh, el maravilloso tema de la Academia - Si ya los estudiantes están hechos un lío qué mejor que darles más opciones para que, inconscientemente, tome decisiones peores y más precipitadas - rodé los ojos. El asunto de la Academia estaba rondando mi mente desde el día que encontré las papeletas aquellas, los trípticos informativos. Suspiré restándole importancia a mis palabras, pero plenamente consciente de lo que acababa de decir. El tema de la Academia, aunque también trivial, era demasiado importante para la poca importancia que los alumnos le estábamos dando, yo incluido.

Aspiré el humo con ganas, casi con rabia, apretando los labios y dejando el humo en mis pulmones por un rato. En aquel momento llegó otro comentario de Robinson, y miré casi de soslayo hacia donde se encontraba - Ya lo sabes - dije de manera fría, algo distante. Me encogí de hombros para tratar de suavizar mis rudas palabras - No había fumado en todo el día y sabes cómo me gusta disfrutar las primeras caladas - quité la ceniza con un movimiento rápido y observé cómo, lentamente, el cigarro se consumía. Me pasé los dedos por los labios, acercando el cigarrillo a mi rostro. El humo me dio de lleno y llenó mis pulmones, esta vez sin necesidad de caladas consistentes. Volví a mirar a Lucy a los ojos, con una expresión seria, con las mandíbulas marcadas - Todo en orden - dije sin darle mayor importancia al asunto. Sin embargo no dejé de observarla, pues sabía que en su extraña cabecita algo no iba como a ella le gustaría que fuese, y se lo notaba en la forma de ser y estar - Claro que no se puede decir lo mismo de ti, ¿verdad? - era extraño, y gracioso a la vez, cómo ambos sabíamos cómo estaba el otro, o al menos lo intuíamos, pero rascábamos a base de preguntas respuestas que sabíamos tardarían un buen rato en salir. Alejé la mano con el cigarro y, con la otra, acerqué mis dedos a los suyos. Con un rápido pero tierno movimiento, jugueteé con ellos. Sentí la necesidad de estar cerca de Lucy, pero sabía que para llegar de nuevo a los abrazos pasaría mucho tiempo. Suspiré de manera casi imperceptible y me centré en sus pupilas - Cuéntame - dije sin más, creyendo que no necesitaba más palabras para que comenzara, de nuevo, a abrirse conmigo.
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Recodos de la Torre Norte

Mensaje por Invitado el Miér Oct 01, 2014 7:10 am

Por un sehundo senti una especie de balde de agua fria en mi espalda. Tal vez no era buen momento para decirle ahora, sino mas tarde. Mis ojos escanearin rapidamente la escena y mis ojos rpasaron en la presencia de Arellys, Ingrid y Jasmine estudiando mas alla, y por un momento deseé irme don ellas, pero me arrepentí en seguida. Escaparme solo demoraría el asunto, cuando de heho yo quería hablar con Tyler.

-
Supongo que no siempre han de ser precipitadas. Hay quienes se lo han pensado muy bien - tanto para ie, como para no. Sin embargo decidí saltar un par se segundos mas adelante en la conversación para evitar ese tema por el momento, y luego oí su respuesta con aquello del cigarro, y a pesar de su tono tan cortante abrí los ojos enormemente. ¿Acababa de decir que no habia fumado en el dia? Asentí, pero en mis ojos se veía que al menos la alegría de que no hubiese fumado aún era muy grande. A lo mejor hablabamos de un progreso a largo plazo, y no podiamos decir que me sintiera del todo bien viendo como se mataba lentamente, pues de hecho era eso lo que hacia. -Entiendo-comenté -Bueno, me algegro de wue sea el primero del dia. - vi como continuaba dando caladas -Quizá deberias consumirlo mas lento y asi esperas mas rntre uno y otro - el intento de que fumase menos cantidsd en el dia se veia venir a la legua, pero era como slgo no hablsdo entre los dos. Él quería fumar, yo odiaba que fumase. No por mi, pero por él mismo. Sin enbargo sonreí porque fuera el primero del dia a aquellas alturas del mismo, y mi expresion en el rostro denotaba eso tambien. En cuanto a mi sugerencia, habia temido inicialmente que se enfadara debido a su tono cortante de antes, pero lo dicho, dicho estaba.

No obstante, creía que sí, todo debia estar bien. El que no hubiese sentido la necesidas de fumar antes me indicaba que realmente sí todo estaba en orden, por lo que abría ya yo la boca para decir "Me alegro mucho" cuando el chico lanzó la bola a mi canvha, y quedé de piedra unos segundos. Sentí luego el tacto de sus dedos entre los mios y continué el gesto delicadamente. El problema más grande que tenía a partir de ka situavión no eran, de hecho, los abrazos, sino que el tacto de su mano con la mia habia sido el desencadenante se la situación en sí que nos llevaba a estar como estabamos. Y por el momento podía continuar ek gesto, y por un instante sentí como si se me empañaran los ojos con lágrimas y sonreí al chico.

-
Te odio, ¿lo sabes?- dije mientras sonreía, y obviamente por el tono y por lo que era la palabra, era evidente que ni cerca estaba de despreciar a Tyler en lo mas minimo. Limpié apenas mis ojos y luego tomé aire -Ty, ¿has escuchado eso de que a menudo aquellos envueltos ennsituaciones criminales o traumátocas regresan a la escena del caso?- menuda forma de empezar la mia.
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Recodos de la Torre Norte

Mensaje por Invitado el Jue Oct 02, 2014 3:48 am

El tema del tabaco siempre era algo que le traía de cabeza con respecto a mí. ¿Pero qué le podía hacer? Llevaba tiempo ya fumando, y una era una costumbre que fuese tan sencilla de cambiar. Es más, tampoco quería cambiarla. Sentir el humo en los pulmones me relajaba, me hacía dejar de pensar por unos instantes, aunque aquello supusiera matarme lentamente. Pero, al fin y al cabo, todos terminamos muriendo. Exhalé mientras sus palabras fluían, y miré con una ceja ligeramente enarcada, pero sin sarcasmo - No es tan sencillo, esto se consume al tiempo que quiere - dije señalando con la barbilla el humeante cigarro. Ya estaba consumido a la mitad. Sonreí durante dos segundos, suspirando y alzando las cejas, como dándole las gracias. Ciertamente era extraño que, a aquellas horas, fuese el primero del día, pero es que después de varias semanas sin dar a basto con temas sobre Londres había podido estar tranquilo dos días, y mis pulmones eran los primeros en notarlo (y agradecerlo).

Cuando correspondió a mi tierno aunque conciso gesto tuve que ocultar una sonrisa de agradecimiento. Cada día tenía más dudas sobre lo que Lucy significaba para mí, y no quería que estas salieran a la luz y ella se diera cuenta. Si ya de por sí me gustaba guardarme mis problemas, mis sentimientos eran algo que jamás permitía ver a nadie. No desde que tenía doce años. Traté de borrar esa clase de pensamientos de mi cabeza y concentrarme de nuevo en el gesto, aunque terminó rápido. Sin embargo, ese idiota y esa sonrisa hicieron que fuese imposible ocultar una pequeña sonrisa. ¿Acaso Lucy sentiría también algo por mí? Pero, ¿en qué momento me había dado cuenta que sentía algo por ella? Apreté el cigarro con fuerza y le di una calada honda, tratando de nublar lo de dentro con aquel humo asqueroso cargado de tabaco natural contaminado. Sí que estaba terminando conmigo, pero me daba igual. A aquellas alturas pocas cosas seguían importándome de verdad.

Todo, de pronto, cambió ante la pregunta que me hizo antes de guardar silencio. Me vino una escena de cuando era pequeño, justo el día que me enteré de la muerte de mi padre. David trató de ocultarme los detalles, pero yo me escapé y llegué a la escena del crimen. Vi el charco de sangre donde él había muerto, aunque sus restos ya no estaban allí. Me enteré de todo a través de una animada conversación entre dos policias muggles que comentaban, casi con sarna, la mala suerte que había tenía aquel "defensor de la ley". Quise enzarzarme en una pelea con ellos, me habría lanzado de no haber aparecido David por detrás. "Un chico de doce años no debería ver esto". Un chico de doce años no debería perder a su padre, pensé yo. Traté de borrar ese fugaz pensamiento y miré a Lucy a los ojos, aunque los míos estaban vidriosos. No porque fuera a llorar, sino por la cantidad de rabia que tenía en aquel momento dentro. Di una última calada al cigarro, casi quemándome los labios, y lancé lo más lejos que pude el filtro consumido tratando de desahogarme, sin resultado - - me limité a decir, después de unos dos largos minutos mirándola. Tragué saliva y traté de relajarme, esta vez consiguiéndolo un poco más - ¿Por qué? ¿Qué ha pasado? - quizá sus palabras consiguieran sacarme de aquel recuerdo, o quizá simplemente empeoraran la situación y aquella fuese a ser una tarde larga, como aquella en Hogsmeade, donde aún no entiendo cómo pude salir vivo.
Ya empezamos con los roles kilométricos, te odio joder xDDDD No vale, demasiada inspiración adsalsdaldalsd
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Recodos de la Torre Norte

Mensaje por Invitado el Jue Oct 02, 2014 5:25 pm

Su respuesta no me agradó demasiado. La forma enla que había hablado del cigarrillo me hacía sentir como si este tuviese voluntad propia, intenciones propias de acabar lentamente con la vida de mia mgio. Era consciente de que muchas veces, las personas fumaban cigarrillos y cosas de esas toda la vida y nada les sucedía, pero también sabía lo malo que era aquello para todo. En consecuencia, interiormente me daba muchísima mala sensación que Tyler fumase con tanto empeño, aunque conocía que tenía razones para querer hacer de aquella su vía de escape.

-
Pero, ¿nunca has pensado que a lo mejor es él...-quien te consume a ti?. Dejé la frase a la mitad y lo vi directo a los ojos un segundo. No supe decir qué era lo que expresaban ellos en ese momento, si era el final de la frase, o el cúmulo de sensaciones que tenía cada vez que lo veía fumar, pero en el momento dejé que mis ojos dijeran lo que les vino en gana, pues quería que fuesen sinceros. Sin embargo al cabo de unos instantes volví a bajar la mirada y me estiré un mechón de cabello con la mano, como tironeándome disimuladamente a modo de regañarme a mi misma. No tenía por qué salirle con esos comentarios, menos en ese momento. Bastante que estaba diciendoq ue era el primero del día, y yo de nuevo le estaba atacando con el asunto -Nada, olvídalo- acabé por decir, dando por zanjado el tema y maldiciendo por lo bajo por haber llevado a la conversación demasiado más lejos de lo que me hubiera gustado que se fuera. No era la idea, y el libro en mi mano que decía aún Dylan Frost del lado interno en la contratapa, era el recordatorio de aquello. Entonces di un respiro y esperé luego su siguiente respuesta luego de haber empezado yo con mi introducción al tema.

Francamente, qué manera estúpida de comenzar a plantear algo que iba a desembocar en lo que lo haría. Ya me lo había dicho Lucca una vez, que yo me andaba con rodeos al momento de decir las cosas. Por un instante, al tener ese pensamiento sentí una punzada de culpabilidad, y no supe decir bien por qué. El sentimiento no se dejó de hacer presente hasta que aparté al león de mi cabeza, y de ese modo pude volver a concentrarme en lo que estaba intentando plantearle a Tyler. Pero el chico se tardó un buen rato antes de responderme algo, y a pesar de que había aprendido que si existía una persona con la que no me incomodaran los silencios ese era el Ravenclaw que tenía en frente, aquello me resultó un poco preocupante. Quizá había comenzado con el pie izquierdo con las palabras. Enarqué una ceja cuando aún seguía sin contestar, pero no despegué mis ojos de los suyos en ningún momento de esos dos minutos. Era como si estuviera viendo, o al menos intentando ver, a través de ellos para que me dijeran qué era lo que estaba pasando por su mente. Inconcientemente estiré la mano que no sostenía el libro de nuevo para encontrar mis dedos con los suyos, quizá buscando que reaccionara, quizá buscando recuperar el gesto que antes yo misma había dado por terminado. Al cabo de unos instantes el chico respondió con un escueto sí, lo que al menos me hizo descartar la remota chance de que se hubiera quedado petrificado o algo por el estilo.

-
Bien- comencé, ahora de nuevo buscando las palabras y habiendo desviado los ojos de los suyos. Era curioso el modo en el que las personas ansiaban tanto la respuesta de su compañero de charla cuando este se demoraba en replicar, pero que al momento de hablar uno, siempre se encontraba con el hecho de que tenía que buscar palabras nuevamente. La optimización del tiempo no era el fuerte de los seres humanos, menos en las conversaciones -Me he pasado el verano dándole vueltas a muchas cosas, sobre todo al final del año pasado...- venga, suelta la bomba -Y por varios motivos he decidido anotarme a la Academia este año- los dedos de la mano que se habían entrelazado con los de Tyler se mantuvieron donde estaban, pero habían dejado de juguetear con los suyos para aferrar la mano con un pequeño apretón, como si estuviese conteniendo su reacción, o tal vez fuese la mía.


Totaalmente xDDD Jjajajaja qué inspiración. Algún día postularemos un rol nuestro para alguna cosa (?)

Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Recodos de la Torre Norte

Mensaje por Invitado el Vie Oct 03, 2014 2:11 am

Enarqué una ceja para después pasar a fruncir el ceño. ¿Qué quería decir con aquello? Decidí no darle importancia, no demasiada al menos, pues sabía que había algo más importante que aquello que quería decirme. Una intuición extraña, o conocer los gestos de Lucy cuando estaba impaciente o nerviosa, también. Di por terminado el cigarro y lo apagué contra el suelo, con el pie. Saqué la varita, agité y golpeé y el cigarro acabó flotando hasta una pequeña basura no muy lejana. Volví a guardar la varita. Ser mago, para mí, era aquello.

Cuando noté sus dedos de nuevo rozando los míos no pude evitar un pequeño estremecimiento. El contacto físico era algo que siempre me había dado miedo, o más bien algo que no había comprendido, porque llevaba años sin sentir muestras de cariño verdaderas. No era algo que fuese enunciando los cuatro vientos, no era esa clase de persona, pero sí hacía que mi actitud fuese fría con respecto a todo el mundo. Sin embargo, Lucy había sabido explotar y explorar ese lado del que yo antes dudaba. Correspondí su gesto moviendo mis dedos con sensibilidad y calma, despacio, sintiendo cada segundo como algo especial. Y es que los pequeños detalles eran aquellos que me atraían de las personas, y también los más complicados de ver al fin y al cabo. Noté cómo mantuvo el gesto, pero el movimiento paró, y con mi dedo índice comencé a dibujar formas en el reverso de su mano.

Tras su "bien" un pequeño silencio hizo de preludio de unas palabras que no me esperaba, pero que tampoco me sonaron tan raras - Oh, entiendo - dije sin más miramientos. Lo que le había llevado o no a tomar esa decisión era total y completamente suyo, y si quería compartirlo conmigo sabía que podía hacerlo. Sin embargo, algo me decía que la Academia no había sido tampoco una decisión totalmente voluntaria, sino que había algo más detrás para haber querido ir a aquel lugar, ya fuese por ampliación de estudios o por ampliación de horizontes - ¿Y cómo llegaste a tomar esa decisión? - dije sin mirarla a los ojos, aún haciéndole caricias en la mano, sin dejar de observarla. El contacto físico tampoco es que me hubiese incomodado en aquel momento, pero sentía que sin la presión visual quizá le fuese más sencillo contarme aquello que quisiera contarme con respecto a ese tema.
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Recodos de la Torre Norte

Mensaje por Invitado el Vie Oct 03, 2014 6:27 am

No pude evitar enarcar una ceja y mirsrlo bastante sorprendida cuando llegó su primera contestacióm a mi "gran bomba". ¿"Oh, entiendo"? Yo me había esperado algo más, tal vez un silencio que hubiese precedido tal comentario, como el que había crecido entre ambos luego dr mi estúpida manera de empezar a hablarle. Porque realmente había sido estúpida. No era que quisiera que el Ravenclaw reaccionara negativamente a mi revelación (de hecho, era bueno que no se hiciera de ese modo), pero por un minúsculo segundo sentí como una preocuoación que, de no haber detenido, hubiese ido en aumento rápidamente. ¿Acaso era que a mi, el hecho de haber vivido aquel suceso me había movido mucho más el piso dr lo que a él? Luego deseché la idea. No era una cuestión de a quién ke había movido el piso más o menos, sinno de las formas de cada uno de demostrsrlo. Estaba completamente segura de que Tyler qhería volver a estar igual entre ambos tsnto como yo.

-
Mhm- dije primero con su "oh, entiendo", y vcon los ojos lo busqué un rato sin encontrarlo. Tras unos cuántos segundos de insistencia con la mirada entendí que quería darms espacio y ddjé de hacerlo hasta que preguntó. Asentí, no para él sino para darme ánimos a mi.-Pues allí hubo un Torneo aue le dejó secuelas grandes a personas que yo quiero. Entre ellas y sobre todo, mi mejor amiga y uno dr mos primos-Blair y Grisam, por supuesto. Nuevamente tomé aire-Así que la primera razón por la que voy a ir es que, si ellos les hicieron aquello, tal vez tengan forma de salir con lo que ellos profesen. Y si hay una manera de sacarlos de allí, y está oculta por ahí, voy a encontrarla. - por muy heroico que uso ese soñar eso en primera instancia, para mi era lo más evidente del mundo. Si no tenían cura en la Academia, me nutrirá de los conocimientos para encontrarla yo misma. Algo iba a conseguir. No esperé por su reacción y continué hablando - Pero además - dije rápidamente, y mi tono de voz fue diferente, porque estaba haciendo algo por mi y alguien mas, no sólo por alguien mas. - quiero que las cosas vuelvan a estar como antes entre nosotros dos -ahora sí lo miré con significado significado en la mirada, los ojos un tanto vidriosos - He pensado que quizá sí vuelvo allí deje de tenerle la aversión que tengo a ese sitio. Que si camino por la Torre de la Profesores y logró hacerlo sin recordar eso, voy a estar mejor, y quizá pueda recordar todo...lo que pasó y pues contarte - había dicho todo lo que tenía para decirle. Ahora sólo faltaba su reacción.
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Recodos de la Torre Norte

Mensaje por Invitado el Sáb Oct 04, 2014 4:14 pm

Bien es verdad que me sorprendió cómo se tomó mi conversación. Muy lejos de querer ofenderla, o incluso de pensar cosas que no venían a cuento, tenía verdadero interés en saber qué había pasado para que Lucy quisiera volver allí. Escuché sus motivos tratando de no darle importancia a la forma en que me había mirado, tan extraña, y entonces descubrí información que desconocía y que me hizo comprender un poquito más la situación. No conocía a Blair, tampoco a Grisam, pero sí sabía que eran personas importantes para Lucy (Blair por ser su mejor amiga y Grisam por ser sangre de su sangre). Además, Lucy era una chica noble, no se habría metido en problemas o lugares desconocidos de no ser por un buen motivo, aunque ello conllevara que la hiciesen daño. Eso no me gustaba, no me gustaba en absoluto, porque cada vez que desaparecía del panorama, aunque fuesen unos días o semanas, cualquier cosa mala pasaba por mi mente. Y verdaderamente no estaba dispuesto a preocuparme por alguien de aquel modo, menos importándome como me importaba. La sola idea de perderla, o de que algo malo la pasara me traía de cabeza.

Entonces sus palabras se volvieron más frías, y pareció que el aire iba a cortarse. Noté cómo los músculos se contraían y escondí una mano de sus ojos solo para poder juguetear con las uñas y dejar que la tensión y los nervios se evaporaran lentamente. A falta de saber qué decir me humedecí los labios, como si aquel gesto fuese a darme unas respuestas que no tenía, o unas palabras que sabía no serían dichas precisamente por no saber cuales eran. Estaba en la típica situación que odiaba, y es que más allá de odiar las conversaciones odiaba los silencios que sabía me correspondían por falta de argumentos, o de agallas. Suspiré y me llevé una mano al pelo, desaliñando la especie de tupé que llevaba, y mantuve el gesto unos segundos, aún pensativo - A mí también me gustaría que las cosas volviesen a ser como antes - hice una pausa, una pausa que pareció durar años cuando realmente no llegó a demorarse si quiera a un minuto. La miré a los ojos antes de continuar, encontrándome sus iris clavados en los míos, como esperando unas palabras que sabría no me salían. Agaché la mirada, casi como si de un cachorrito asustado se tratase, y me mordí el labio - Siempre he querido estar bien contigo - no levanté la mirada, era humanamente imposible que en aquel momento reaccionara de otra manera, y me limité a acercar mi mano a la suya y entrelazar los dedos, queriendo transmitir con mis gestos aquello que con palabras no podía. Así parecía menos real, pero igual de evidente.
Oh dios siento este post tan moñas no sé qué me pasa xDDDDDD Pero creo que es interesante que traten de abordar este tema. A lo mejor te sorprendes con Tyler (?)
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Recodos de la Torre Norte

Mensaje por Invitado el Sáb Oct 04, 2014 11:55 pm

Sabía que en él mis palabras habían suetido algún tipo de efecto, ya que podía notarlo en sus gestos. Conocía bien eso de eaconder una mano, pues yo hacia cosas semejantes cuabdo estaba nerviosa o frustrada en una situación que no aplicaba paea dejar salir esos sentimientoa a la luz. Y entendía perfectanebtw que sintiese alguna cosa luego de haber escuchadk toda mi perorata, mis razones. Lo que no podia saber co certeza era qué tipo de cosas pasaban por su mente, de qué manera lo hacían, cuánto de ello estaría dispuesto a poner en palabras que me permitiesen a mi tmbien ser conscientr de ellas. Sabía que Tyler confiaba en mi, pero por otro lado no estaba sura de qué tanto estaría con ganas de revelar dadas las aituaciones presentes. Por mucha confianza que se pudiese tener con una persona, era normal guardarse cosas para si, era sano, de hecho. Aún estando de acuerdo con dicha premisa, me reultaba difícil no querwr ahondar más en toso lo que correspondía al muchacho.

Y al fin su respuesta llegó, escueta, y de hecho no muy reveladora, pues sabía a la perfección (a pesar de mi breve instante de pseudo-duda anterior) que también ék prefería que las coaas pudiesen volver a ser omo antes lo habían sido. Y desde antes de sauella charla con Freddie en la heladería de Florean Fortescue me había prometido a mi misma que costara lo que coatara lograría qhe así se diera. No obstante, una preocupación se dibujaba en mi mente día a día respecto a aquel asunto: ¿qué pasaría después de ese punto? Lo hecho, hecho estaba, y era consciente de qje todos los sucesos de la vida alteraban a las personas involucradas y sus relacio es entre si...pero no estaba del todo aegura sobre a qué nivel podía cambiar todo con Tyler. Quizá lo viese de forma distinta, o él a mi diferente, para bien o para mal. Mientras maquinaba sobre esos asuntos llegó el resto de su respuesta tras aquel silencio enfde ambos y suavicé mi expdesión al verlo bajar la cabeza y mordwrse el labio se aquel modo. Sentí cómo entrelazaba sus dedos con los mios y simultáneamente sentí cómo se ponían vidriosos los ojos. Quise tomarle la otra mano, de verdad que si, y por eso fue qhe dejé el libro de Dylan en el suelo; pero alguna especie de instintode tras aquel dia en la Torre de Prifesores se activó en el último instnte, desviando mi mano hacia su hombro. Exhalé algo de aire sin hacer mucho ruido, y cambié mi mano de su hombro hasta situarla delicadamente debajo de su barbilla para levantarla un poco, solo apenas, para que acompañado xon un movimientobde mi cabeza fhera capaz de verlo a ls ojos.

-
Escucha-dije, con ka voz casi en un susurro, como si quisiera evitar aue otras personas nos oyeran, cuando se hecho todos estaban en sus converaaciones y pocos habían reparado en nuestra presencia -Lo que nos pasó eb la Academia fue malo, no lo elegimos y ahora lo estamos pagando- y cuánto...-Pero no podemos dejar que eso le gane a esto-como alusión a eso último nombrado apreté un poco más fuerre la mano qhe me cogía yla moví oara aue quedara más claro.-Y vamos a estar bien, más que bien, los dos con los dos. ¿Está claro?- dicho esto salvé distancias entre ambos y, en principio con el brazo que estaba en su barbilla, lo atraje hadta donde estaba para darle un abrazo, y una vez estuvo en claro el gesto solté la otra mano y logré completar la muestra de afecto con ambos brazos rodeando al rededor de su cuello, el rostro reposando bastante tranauilamente en su hombro -Me niego a dejar que sea de niguna otdra manera- en ese instsnte, sin aue él lo viera , por mi ojo izauierdo resbaló una peaueña lágrima cristalina, pues por un segundo la idea de aue todas mis intenciones se echaran por tierra se habia formado en mi cabeza, y no me aoetecía en lo más mínimo. Me rehusaba a dejar que un suceso como aauel me separara de Tyler.


Mujer, ni me digas xDDDD A mi me están saliendo unas bobadas de película dramática (?)
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Recodos de la Torre Norte

Mensaje por Invitado el Mar Oct 07, 2014 2:53 am

Cuando noté su mano sosteniendo mi barbilla no pude más que contener el aliento y mirarla directamente a los ojos, concentrando toda mi energía en aquel escueto pero complicado gesto. Algo se removió en mi estómago, un impulso nervioso que quería lanzarse hacia delante y besarla. ¿Qué me estaba pasando? Atento a sus palabras, esperé el momento en que terminó, no sin antes sentirlas como puñaladas. Eran verdades, demasiado evidentes y dolorosas, que nos acechaban desde hacía ya meses y había puesto en peligro nuestra amistad. ¿Seguía siendo amistad? Lucy mantuvo el gesto para después pasar a mi hombro, y yo no podía dejar de mirarla en silencio a los ojos. Entonces se acercó y me dio un abrazo, un abrazo que fue tomando forma en poco tiempo.

Cerré los al sentir su cabeza sobre mi hombro y recorrí su espalda con delicadeza hasta cerrar bien el abrazo. Seguía sin saber qué había pasado realmente en la Academia, pero sabía que los pequeños gestos que tomara con ella debían ser suaves y delicados, para nada bruscos, pues ella sabía perfectamente cómo era y no quería volver a entrar en el círculo vicioso que se había convertido el contacto físico entre nosotros desde aquel fatídico día. Alargué una mano y masajeé su pelo con ternura, acariciándolo con las yemas de los dedos. Noté cómo se sincronizaban nuestras respiraciones, y casi me produjo risa, pues quién pensaría que Lahey sería el blando que en aquel momento estaba siendo. Después de unos minutos así me separé lentamente, pasando a sostenerla por los brazos. La coloqué delante de mí, y la miré a los ojos fijamente de nuevo - Vamos a estar bien - me acerqué y la besé en la frente con una ternura que no pude controlar. Al separarme, me quedé a escasa distancia de su rostro, y no dejé de mirarla. ¿Qué sentiría? ¿Y qué sentía yo? ¿Podría acaso reaccionar de algún modo y hacer lo que llevaba tanto tiempo prorrogando? Entreabrí los labios y exhalé lentamente. Finalmente, y aún concentrado en sus pupilas, sonreí tímidamente y me dejé llevar por aquel sentimientos. Acerqué el canto de mi mano a su mejilla y la acaricié con ternura. Es como si una personalidad mejorada estuviese surgiendo de dentro de mí - ¿Sabes? Nunca creí que podría sentir algo tan especial por una persona - en aquel momento no la miraba a los ojos, sino que miraba mi mano y el movimiento que estaba haciendo, delicado, en su mejilla. Volví a sonreír, acercándome un poco más a ella y trasladando mi mano a su hombro. Con una caricia lo bajé hasta su mano, y volví a entrelazar nuestros dedos. ¿Qué faltaba? Ah, sí, poder tener valor para realmente demostrarle que aquel chico en la Academia no era el verdadero Tyler.
Te va a besar, que lo sepas xDDD A menos que Lucy sea una diva y la bese él (?)
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Recodos de la Torre Norte

Mensaje por Invitado el Mar Oct 07, 2014 12:51 pm

Fue un gesto tan extraño en principio como afectuoso. Llevaba tanto tiempo sin acercarme al muchahco de esa forma, que sentir el modo en que había correspondido al abrazo era como cuando uno vuelve a ponerse la ropa de verano por primera vez luego del largo y crudo invierno. Los shorts, los zapatos abiertos, las musculosas. "Ah, así se sentía", era el pensamiento que ondaba al menos mi cabeza en esas ocasiones, cuando ya no tenía nada cubriéndome la parte baja de las piernas, los brazos, los pies. En principio era una sensación muy extraña, como si hubiese caído en el olvido luego del largo tiempo inutilizando esas cosas, pero posteriormente siempre me sucedía que, al cabo de unos días, unas horas o a veces nada más que unos minutos, comenzaba a snetirme muchísimo más cómoda con todo, hasta el punto en el que el siguiente pensamiento pasaba por mi mente: "Ya recuerdo por qué esto me gusta tanto". La sensación de no estar aprisionada por dieciseismil capas de ropa para resguardarme de lo dañino del frío, que a mi particularmente tanto me hacía pasarla tan mal en invierno. El abrazo de Tyler, era igual. A pesar de que nada pudo ocultar el ligero estremecimiento y temblor que me produjo el contacto de buenas a primeras (en algún lugar recóndito de mi cabeza, mi cerebro enviaba la señal a mis rodillas de que se movieran de allí para huír), poco a poco fuis intiendo cómo el temblor daba paso a una sensación cálida que me recorrió de la cabeza a los pies, cómo mis brazos parecían encontrarse con un lugar ya conocido, el mismo donde solían apoyarse nteriormente cuando los abrazos con el muchacho eran más frecuentes: un lugar donde se sentían cómodos, y donde tal vez pudieran estar sin emitir queja ninguna por horas. Así como el chico continuó el gesto a su manera también yo hice lo mismo, amoldándome poco a poco a su cuerpo como si mi figura cupiera en el espacio que él me hacía sin faltar ni sobrar un solo centímetro. Como si nuestras complexiones físicas fuesen así a propósito, para amoldarse bien una a la otra. Porque de verdad iba mucho más allá de lo físico, al menos así lo sentía yo. Pasados unos segundos, larguísimos pero segundos al fin, dejé de temblar.

Dijo que ibamos a estar bien luego de separarse y tomarme por los brazos de aquel modo. Cerré los ojos cuando sentí su beso en la frente, y lejos de poder sentir algo cercano al temblor aquel, me sentí protegida, y di por sentado que ibamos a estar bien. Así como me estaba sintiendo en el momento, no podía concebir que fuera de ninguna otra forma. Tiempo hacía ya desde la última vez que me había sentido de algún modo como mínimo parecido, y tras caer en aquello llegué a la conclusión de que quería volver a sentime de ese modo. Cuando el chico se separó lo hizo apenas, y también yo clavé mis ojos en sus pupilas, como si estuviese buscando una confirmación a lo que acababa de pasar por mi mente. Y cuando fijé la vista por completo pude ver los ojos del Tyler Lahey de siempre, el mismo chico que me había contado su historia en Cabeza de Puerco y quien me había visto petrificar a aquel alumno de Gryffindor en el Cementerioe n nuestro primer encuentro, solo que tal vez había un brillo distinto en su mirada a estas alturas del partido, casi imperceptible pero igual de significativo y apreciable, sobre todo a la escasa distancia a la que los tenía. Pero sobre todo, y tal vez fuera por este conocimiento por lo que tuve que contener que mis ojos se pusieran vidriosos, no eran los ojos de quien me había observado en la Torre de los Profesores segundos antes de aquel ataque del fantasma. Ese no había sido Tyler, pues Tyler estaba frente a mi en ese momento y hubiese podido reconocer sus ojos en cualquier sitio. Mientras esa idea se formaba en mi mente y por mis labios se extendía una sonrisa, sentí el tacto de su mano en mi mejilla y un ligero estremecimiento recorrió mi espalda. Tyler Lahey me gustaba, y de hecho, mucho más que eso. Solo con percatarme de eso sentí una sensación de flotar en el aire un segundo o dos, a consciencia también de que eso traía un asunto importante que debía resolver. El muchacho desvió la mirada y pegué mi frente a la suya al tiempo que lo oía hablar y, luego de que entrelazara los dedos suyos con los mios de nuevo, fue momento de hablar yo.

-
No fui a la Torre para devolverle ningún libro a nadie- murmuré, siguiendo con la mirada el recorrido de su mano hasta la mía -Lo hice porque necesitaba hablarte, y porque quería sacarme una pregunta de la cabeza- me había separado apenas, cosa de un par de milímetros pero perceptibles, como una muestra de que quería hablar y no ser interrumpida de sopetón por un beso que yo quería, y que sentía que él quería también. Levanté la vista y de nuevo la fijé en sus ojos mientras sonreía de nuevo para hablar en voz más baja, casi en un susurro, y esta vez sí, con los ojos apenas vidriosos -Pero no la tengo ya- respondí, respecto a aquella pregunta, ya que también yo llevaba un buen tiempo haciéndome a la cuestión de qué era Tyler para mi y cuáles eran mis sentimientos hacia él. -Eres diferente, Tyler Lahey- aquella frase era una clara alusión a una frase exactamente igual que había sido proferida con los sujetos invertidos, de él a mi, aquella charla medio emocional y reveladora en Cabeza de Puerco. Por si no le había quedado claro lo que había resuelto acaricié con el pulgar de la mano que se había entrelazado con al suya el dorso de su mano, y la otra manoq ue seguía libre aún la acerqué hacia el rostro del muchacho, delicadamente apartando tras su oreja un mechón de pelo bien corto para luego dejar la mano reposando parte en su mejilla, y parte en el cuello del lado del costado. -Sé por dónde vas- Más te vale, mujer, que si no, estarás haciendo un papelón-Y quiero lo mismo que tú...solo necesito un par de días. Hay algo que tengo que resolver...primero- y tanto. Mis valores me impedían ir más adelante, pero quería dejarle claras mis intenciones al muchacho. Al fin y al cabo, me costó un montón dar medio paso atrás para que viera que lo que había estado a punto de darse no podía ser en aquel momento preciso, pero sí podría pronto. Sonreí aún a una distancia cercana y volví a acercarme para darle un beso en la mejilla y luego continué con las breves caricias en la manoq ue tenía cogida.


Pero qué post TAN pasional por favooooooor xDDDDDDDDDDDDDDDD Una pena que los valores de la gurisa me impidan terminarlo como me hubiese gustado xDDDDD
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Recodos de la Torre Norte

Mensaje por Invitado el Vie Oct 10, 2014 3:36 am

Podría haber estado así horas. La sensación de tranquilidad, de paz, de sentirse acogido y no pertenecer a ningún lugar más. Era agradable salirse de los parámetros establecidos y aferrarse, literalmente, a algo nuevo. Tenía dudas, tenía muchísimas dudas, pero en aquel momento sabía que no quería estar en ningún otro lugar. Cuando comenzó a hablar sobre el verdadero motivo de haber estado frente a mi sala común una ligera sonrisa se escapó de entre mis labios. Sentí aún más calidez en el pecho, y aquello me hizo sentir bien. Por un momento olvidé Londres, a David, los temas económicos, el problema de la mayoría de edad. Todo. Sentí además que quería pasar más tiempo con Lucy y contarle todo, porque sabía que ella aunque no me entendiera me iba a apoyar.

Volví a sonreír al escuchar una frase que meses antes había salido de mi boca, como si de un pequeño y placentero déjà vu se tratara. Cuando su mano se posó sobre mi mejilla, continuando mi acto, a punto estuve de hacer lo que ella estaba pensando que haría, pero de forma respetuosa asentí al escuchar sus palabras. Ella me dio un beso en la mejilla. Sin embargo, yo no dudé también en darle otro cariñoso en la mejilla, pero casi rozando la comisura de los labios. Agarró mi mano y continuó haciéndome caricias con los dedos, a las que correspondí casi al tiempo. La atraje hacia mí y apoyé su cabeza en mi pecho, entre el hombro y este, donde quedaba un hueco perfecto para que ella se apoyase. Comencé a hacer surcos con mis dedos en su pelo y el su cuello mientras sonreía por pura inanición - Quizá te suene ridículo, pero podría pasar así horas - era la primera chica que dejaba entrever mis sentimientos, o la primera que los había suscitado. Y no era una necesidad como todo el mundo pensaba que podía ser, sexual, sino más bien protectora, cariñosa. Era como si una fuerza extraña lo único que quisiera fuera estar a su lado, recibir cariño. Un cariño que hacía tiempo no recibía.

Mantuve mis caricias unos minutos más, quizá cinco quizá diez, alargando mi vuelta a la torre. Pero lo cierto es que tenía que volver pronto y llevaba demasiado tiempo alargando el estar con Lucy. Agarré sus manos y despegué suavemente su cabeza de la mía - No tengo ninguna gana de hacerlo, pero he de irme - en aquel momento sentí un impulso casi irrefrenable que me acercó peligrosamente a sus labios, pero supe que ella no lo quería así y respetaba eso ante todo. Volví a acercarme a su mejilla y volví a buscar el hueco entre su comisura, en un claro quiero y no puedo. Estábamos apoyados en el alféizar de una ventana*, me moví sosteniéndola las manos - ¿Cuándo nos volveremos a ver? - y sabía a qué me refería. A esto, no a un encuentro casual, a una vista rápida en clase o en la biblioteca. Sabía perfectamente cuál era el sentido de mis palabras, e incluso una sensación de intranquilidad se estableció en mi estómago fruto de la tensión del momento. ¿Y si, pese a todo, sus palabras no correspondían a mis expectativas?


He puesto que estaban apoyados en el alféizar porque sino eso de que Lucy esté apoyada en su hombro en medio de un pasillo es un poco extraño xDDDDD Y lo voy cerrando ya porque no sé bien como alargarlo y no quiero cagarla con el rol, que está fenomenal como está ;____; Así que si quieres, como me dijiste que ibas a hablar con cierto user, cuando cerremos este y si todo está hablado comenzamos el megarol que, a este paso, será lo más comentado del GW xD
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Recodos de la Torre Norte

Mensaje por Invitado el Vie Oct 10, 2014 1:52 pm

Apiyé la cabeza sobre su pecho cuando me llevó hacia allí sin ofrecer resistencia ninguna, y en esa posición cerré los ojos por un buen rato simplemente centrándome en todo el asunto, en la forma en la que me estaba sintiendo en aquel preciso momento. ¿Palabras para describir esa frorma de sentirme? Podría haberlas buscado durante horas, pero posiblemente no hubiese podido encontrar ninguna correcta. Era simplemente uno de aquellos momentos de la vida que uno podía entenderlos solamente de haberlos vivido, y a pesar de que sí sabía que se trataba de un momento especial, a ojos de algunos podía no tener nada de particular, pero sí para nosotros, y era aquello perfectamente palpable en el modo en que los dos habíamos continuado los gestos del otro, en ocasiones agregando algo de nuestra parte, y en otras simplemente dejando hacer. El beso en la mejilla y el tacto de sus dedos con mi cuello hizo que un pequeño escalofrío recorriera mi columna, pero lejos estaba ese de ser un mal escalogrío, sino que era uno de aquellos buenos, de esas sensaciones que pese a producir extrañas reacciones del cuerpo disparabam a su vez una sonrisa un poco boba de más, pero no era eso algo que estuviera en las posibilidades de que el chico viera debido a la posición en la que nos encontrábamos. Luego de un tiempo en esa posición llegó su comentario, al cual respondí con una risita tal vez nerviosa, sin abrir los ojos aún, simplemente descansando.

-
No es ridículo- repliqué, y abriendo entonces mis ojos verdes una vez más moví apenas la cabeza para poder fijar la vista en sus ojos y sonreírle, en una demostración de que, si estuviera en sus posibilidades y las mías que se quedase horas en esa posición, lo hubiese acompañado sin rechistar. -Es normal[B}- dije al final, pero a decir verdad, poco entendía yo aún de qué era normal y qué no lo era en ese tipo de situaciones. Pero, según lo que había podido observar en parejas, y de la corta experiencia que yo había tenido (salvando las diferencias), podía afirmar que entendía el sentimiento de, encontrando una situacióncomo aquella, querer permanecer en ella sin importar que fuera por un tiempo para algunos ridículo. Tras aquel comentario contuve un segundo la respiración, percatándome del rumbo que, tan naturalmente y sin pensarlo, habían tomado mis pensamientos. "Según lo que había podido observar en parejas". Miré a Tyler de soslayo, esta vez con una expresión un poco menos perdida en el rostro, y aunque no le dije nada respecto a lo que acababa de cruzar mi mente la idea se había quedado en mi cabeza flotando, como sugerente pero aún así silenciosa. Como si fuera un deseo medio silencioso que solo había mantenido para mi y que ahora, medio a ocultas, también se lo estaba haciendo saber a Tyler. Y, dicho sea de paso, a mi también, pues era como si los últimos minutos se hubiesen tratado de la más absoluta revelación que, sabía, me obligarían a regresar sobre mis pasos en breves a la Sala Común de Gryffindor en busca de cierto león. Se me hizo un nudo en el estómago al imaginarme la idea de entablar la dichosa conversación con el chico. Dejé escapar un suspiro y dejé de pensar en el futuro cercano para pasar a concentrarme de nuevo en el presente que sabía que poco duraría como lo estaba en ese instante, pero sin poder quitarme la sensación de aquel nudo en el estómago, como de una actuación desprolija.

Pasado un rato el chico volvió a hablar, esta vez separándome de donde estaba para darme la noticia que ya sabía, que él tenía que irse. En cierto modo también sabía que aquello era muy cierto por mi lado igualmente, ya que no podía pretender alargar mucho más mi presencia en aquel sitio, sino que el tiempo apremiaba para otras cosas, aunque me hubiese gustado que la realidad fuese otra cosa totalmente distinta. Lo mismo sucedió con su siguiente gesto, para el cual ni siquiera me moví un ápice, primero porque sabía que lo que mi cabeza parecía exigir a gritos en esos momentos y lo que los gestos de Tyler proclamaban uno tras otro, no podía ser en el momento; y segundo, porque confiaba en que él sería capaz de respetar lo que le había dicho anteriormente, y lo hizo. Tanto por eso como por lo que el gesto en sí me había producido una nueva ola de nosequés.

-[/B]También yo debería- por primera vez desde hacía varios minutos tomé una mayor distancia, volteando el rostro para ver el libro que en su momento había dejado en el piso antes de cogerle las dos manos antes de todo el asunto. Solté una pequeña risita de nuevo antes de volverme a girar hacia él -Después de todo, el libro no es de Edward pero sí de Dylan, y me da a mi que va a matarme si no se lo devuelvo hoy- acto seguido bajé la cabeza y vi cómo me tomaba ambas manos y supe que volvía el tema más serio y a su vez más sentimental. Al levantar la mirada en el momento en que había hecho esa pregunta fijé la mirada en sus ojos nuevamente, despidiendo la mía un brillo bastante ambiguo: en primer lugar cierta expectación o amoción al haberlo oído proferir la pregunta, como dando por sentado de que sí habría un próximo encuentro de aquel tipo, pero por otro lado la duda, el no saber cuándo podía producirse aquello, muy a mi pesar -No lo sé- admití, bajando apenas la cabeza y mordiéndome el labio inferior. Di un apretón a sus manos -Pero seguramente pronto. - una de las manos que cogía las suyas la soltó para posarse en su hombro y bajar una vez delicadamente por su brazo -Intentaré que así sea, de verdad. Lo prometo- con eso y una última sonrisa, reacia pero sin embargo sabiendo que así era como debía ser, solté su otra mano y me separé del alféizar de la ventana para ir a recoger el libro de Dylan, sacudiéndolo un poco del poco polvo que había cogido. -Puedo acompañarte de regreso a tu común si quieres, total, luego bajaré a la de Slytherin e igual tendré que volver a subir...- y le tendrás que hacer frente a las cosas, a cierta personita, dijo la voz en mi cabeza, y supe que tenía razón. Dejé la frase a la mitad, sin saber o recordar bien si Tyler entendía o recordaba el asunto, pero igual daba. El punto era que las cosas se tendrían que dar de un cierto modo , en principio difícil, para luego lograr que las cosas fueran más justas para las personas involucradas...y esperaba que mejores y felices.


Me parece perfecto xD Que el rol ha sido demasiado genial como para meter la pata siguiéndolo xD Si quieres que edite cerrando, dime y cierro, o si quieres postear tú una vez más, hazlo que cero problemas xD Te aviso cuando se pueda abrir el otro rol *-* que ha sido un placer, no me esperaba que fuera a agarrar para este lado xD
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Recodos de la Torre Norte

Mensaje por Invitado el Mar Oct 14, 2014 3:29 am

Cada gesto, mirada o palabra acontecía a cámara lenta, como si estuviésemos en un lapso de tiempo donde las cosas tenían que ir más lentas porque así debía ser. Cuando me separé del alféizar y anuncié que debía irme, pensé que ella se iría por otro camino y nuestra despedida quedaría en un simple adiós con miradas entrecruzadas. Sin embargo, y para mi sorpresa, se ofreció a acompañarme hasta la puerta de la común. No estábamos ni a cinco minutos, pero asentí confirmando que podía acompañarme si lo deseaba. Cuando estuvo próxima a mí tomé su mano y caminé sin soltarla, como si necesitara mantener el contacto con ella un poco más. ¿Qué pasaría si nos encontrábamos a alguien en aquel camino? ¿Y si aparecíamos en GW? Todos esos estúpidos pensamientos se borraron de mi cabeza al sentir que Lucy correspondía el gesto. Que hablen, pensé, que hablen y disfruten especulando. Después de bastante tiempo podía decir que, durante un fragmento de día, había sido plenamente feliz. Cuando las cosas volvieran a la normalidad y todo me estallase en la cara otro gallo cantaría, pero pensaba exprimir esa sensación hasta agotarla por completo.

Caminé despacio, y sonreí de pronto al acordarme de la excusa barata del libro. Sin dejar de caminar, aunque íbamos despacio, la miré - Con que poniendo excusas para tener que venir a verme... - alcé las cejas y culminé la frase con una sonrisa misteriosa de medio lado, de esas que parecen encantadoras cuando realmente salen con ese fin. Era gracioso, porque nunca se me había presentado una situación así con una chica. Bien era verdad que había "conocido" a algunas, y había tenido un par de idas y venidas en Londres estando de vacaciones, pero aquello no tenía ni punto de comparación a lo que para mí significaba estar con Lucy. Ella no era una chica, ella era la chica que había estado esperando, o al menos eso me gustaba pensar.

Llegamos a la puerta de la sala común a los pocos minutos, minutos que me supieron a poco pero que pude disfrutar con ella. Me planté enfrente suya, sin soltarla la mano, y la miré directamente a los ojos. Por un momento podría haber jurado que se había parado el tiempo, y que no sabía ni donde estaba, pero mi cabeza me obligó a volver a la realidad y las manecillas del reloj siguieron corriendo - Bueno - dije entre u suspiro y el comienzo de una despedida. Me humedecí los labios - Gracias por lo de hoy, ha sido estupendo - acaricié con mi pulgar su mano, que aún tenía cogida - Aún no tengo demasiadas tareas, así que un día de esta semana, cuando quieras, mándame una lechuza y nos vemos. Prometo que haremos algo especial - como coger dos escobas y salir a volar sin permiso, comprar un helado especial en Hogsmeade pese al frío que ya comenzaba a hacer o tomar un té suspendidos con alguna clase de hechizo. Salir de otra forma, vaya. Me acerqué peligrosamente a su rostro, con mis ojos posados alternativamente entre sus ojos y sus labios, para terminar culminando la acción con un beso entre ambos iris verdes, cariñoso - Adiós, Lucy - me separé lentamente de sus manos, pronuncié las palabras correctas y me adentré en mi sala común con una sensación de lo más extraña en la boca del estómago.
Me ha encantado este rol, y eso que no ha sido hiper largo ni nada. He tardado más en contestar porque quería cerrarlo en condiciones jajaja
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Recodos de la Torre Norte

Mensaje por Invitado el Miér Mar 25, 2015 8:15 pm

Me apoyé sobre una de las tantas ventanas de la torre norte, mirando hacia los terrenos. La verdad tener un lugar tan cerca de la sala común de Ravenclaw y que era poco frecuentado era una bendición para estos días donde simplemente querías alejarte del ruido pero tampoco querías caminar demasiado. Los únicos momentos donde había algo de movimiento por esta zona era en los horarios de adivinación, pero incluso en esos días había suficientes espacios pequeños donde ocultarte si sabías a donde ir. Y considerando mi gran experiencia de recorrer rincones del castillo, ya conocía mucho de esos lugares usualmente aislados.

Poco a poco me alejé de la ventana, para seguir un par de pasos por el pasillo donde me encontraba, con planes de doblar inmediatamente. Ahí mismo había un pequeño callejón sin salida decentemente iluminado por una ventana, y con hasta un lugar donde sentarse. Normalmente ese era un lugar muy tranquilo donde estar solo, salvo que esta vez no iba a estar tan solo como esperaba…
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Recodos de la Torre Norte

Mensaje por Invitado el Jue Mar 26, 2015 3:32 pm

Maldito pedazo de bola de pelo mugriento. Si había algo que en la India me habían enseñado era a respetar a los animales, pero en aquel caso se trataba de un bicho tan absolutamente despreciable como su dueño. Era por eso por lo que corría por los pasillos tan rápido como mis largas piernas me lo permitían, tratando de huir de la furia de Filch y de la señora Norris... Lo cierto era que no tenía un rumbo fijo, tan sólo intentaba llegar a un sitio lo suficientemente alejado como para ninguno de aquellos dos locos pudiera alcanzarme. No era dificil, Filch era ya bastante mayor como para haber pertenecido a alguna especie ya extinta pero la señora Norris... Si mi nuevo invento había funcionado era probable que estuviera maullando en busca de leche materna.

La idea había nacido de una idea tan altruista como recaudar fondos para la Fundación "Elei Hekekia". Los caramelos Elder funcionaban estupendamente bien entre el sector de mercado más joven, así pues... ¿Porqué no hacerlo con los más mayores? Sería cuanto menos gracioso ver al director Westenberg siendo un rompecorazones de séptimo curso. Todavía no había bautizado mi nuevo invento, debería hacerlo pronto... Si es que no mataba al pobre gato en el intento. Subía las escaleras hacia la torre de Ravenclaw planeando una gran entrada en el despacho de Filch en el caso de que hubiera funcionado para cobrarle el uso desinteresado en su gata de mi producto. Al fin y al cabo, le había dado una vida más aparte de las siete que le venían de serie.

Giré hacia un recodo en el que solía sentarme a practicar algún hechizo y...:


-Oh...-Paré en seco. No estaba vacío. En su lugar había un pequeño niño... ¿De primero? No, debía ser algo mayor, al menos me llegaba al pecho. Mi cara no reflejaba la sorpresa que en el fondo sentía ¿Que haría allí? Me daba igual en realidad, de modo que volví a hablar- No esperaba que hubiera nadie... Me voy.-dije girándome para ir a la Sala Común por ejemplo. A algún lugar donde no hubiera nadie a quién molestar.
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Recodos de la Torre Norte

Mensaje por Invitado el Jue Mar 26, 2015 3:59 pm

Ni siquiera había tenido tiempo de escuchar los pasos que se aproximaban y esconderme a tiempo cuando de la nada la presencia de una chica que me llevaba como una cabeza apareció. Y aparentemente ella estaba tan sorprendida como yo de encontrarse con alguien más en esta torre. No conocía el nombre de ella, pero mentiría si decía que no recordaba haberla visto alguna que otra vez en la común o por el castillo. Digamos que ella no pasaba exactamente desapercibida...

-N-no te preocup...- Comencé a decir, cuando fui interrumpido por una idea fugaz que había tenido hace un tiempo. No tuve demasiado tiempo de pensar si era buena idea o no, pero no solía encontrarme con personas estando tan solas y era una de las mejores ocasiones para hablar. -¡E-espera!...¿Te molesta si te pregunto algo...?- Se notaba a la legua que los años que había pasado en Hogwarts habían servido para sacarme un poco esa timidez excesiva de la que sufría. Antes jamas hubiera tenido la valentía de frenar a alguien que prácticamente no conocía simplemente para hablarle...
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Recodos de la Torre Norte

Mensaje por Invitado el Jue Mar 26, 2015 5:01 pm

Alcé una ceja ante el chico, que parecía tener dificultades para hablar. Siempre me encontraba con tartamudos últimamente. Los únicos con los que se parecía poder mantener una conversación decente eran los de los cursos superiores... Claro estaba que eso sólo sucedía si conseguían despegar sus labios de los de alguna de sus compañeras. Me encogí levemente de hombros y me giré, hasta que escuché la voz del chico saliendo desde mi espalda. Una pregunta. Algo peligroso ¿No crees pequeño?

-Tú dirás. Dispara-dije girando sobre mis talones y esperando a resolver la duda del chico. ¿Mi nombre? ¿Mi estatura? ¿O el porqué de un acento tan extraño como el mio? Probablemente cualquiera de esas tres cosas... O peor aún, si quería ir al baile de primavera con él. Eso sería espantoso. Me plantearía la posibilidad de tirarlo desde la ventana que tenía a su espalda de hacer algo así.
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Recodos de la Torre Norte

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares
» Torre Norte
» Torre de los Ingleses
» Patricia Sosa, desde lo alto de La Torre
» Mañana: Portugal vs Corea del Norte ; Chile vs Suiza; España vs Honduras...Dejen sus resultados!!
» Foro crónicas de la Torre

Deathly Hallows :: TV :: Zonas de Rol :: Colegio Hogwarts de Magia y Hechicería :: Torres y Campanarios :: Torre Norte

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.