selector
Últimos temas
» I hate you with all my soul with The Prime Minister
Vie Feb 05, 2016 2:53 am por Invitado

» Medias verdades o completas mentiras del de arriba
Jue Feb 04, 2016 9:05 pm por Invitado

» Work it hard like it's your profession [Roy Geldof]
Jue Feb 04, 2016 7:10 pm por Invitado

» When concidences happen | Privado; Belladona A.
Jue Feb 04, 2016 4:52 pm por Invitado

» Helios [Evangeline]
Jue Feb 04, 2016 3:22 pm por Invitado

» Wanderlust con Belladona Avery
Jue Feb 04, 2016 2:59 pm por Invitado

» ¿Límites? -Maia S.-
Jue Feb 04, 2016 2:44 pm por Invitado

» Amortentia, Ojitos o Batazo
Jue Feb 04, 2016 10:58 am por Invitado

» Registro Único: Ficha Técnica
Miér Feb 03, 2016 8:22 pm por Invitado


Despacho de la Profesora {Julianne y Corvinus}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Despacho de la Profesora {Julianne y Corvinus}

Mensaje por Invitado el Dom Mayo 31, 2015 2:58 am

Alumnos, alumnos, alumnos. Alumnos que hacen lo que les viene en gana, alumnos que parlotean durante toda la clase, alumnos que le causan dolor de cabeza. Buenos alumnos y malos también. Algunos complicados, como el que le tocaba ahora tener en el despacho. Alumnos castigados, como Corvinus Du Florant. Se recordó por tercera vez en el día que tenía que tenerles paciencia, que algunos no terminaban de madurar aún, que con el tiempo mejorarían si los sabían guiar, e hizo acopio de fuerzas para encontrar una tarea que darle al chico. Se decidió por darle algo de tarea extra que hacer ahí mismo, tal vez algo que estudiarse: Lo que no había hecho en la clase, pero por dos. Obviamente le tocaría luego hacer por su cuenta lo que habían sido las verdaderas tareas de la clase, esto era un extra, en parte un intento por engancharlo mínimamente al tema, en parte una de las pocas ideas que le quedaban para darle algo relacionado a lo que había hecho. Difícilmente se le ocurriría algo bueno en cinco minutos que sirviera como castigo por intentar ligarse a las compañeras en clases, estuviera relacionado y no fuera el haberlo hecho salir del salón, que ya lo había hecho en su momento. Ya pensaría algo mejor para la próxima, traería algo preparado, conociendo ya mejor las faltas más frecuentes en sus alumnos.

Lo invitó a sentarse frente a ella en el escritorio mientras rebuscaba entre sus libros y apuntes algún trabajo difícil para el Slyterin. A los trabajos aburridos y largos se los guardaba casi siempre para los castigados, no era fan de lastimarlos o enviarlos a un peligro, o siquiera a hacer una tarea sin ninguna relación con su falta, pues creía que no les servían de nada. Prefería enseñar de verdad. Y encontró el trabajo perfecto para el chico. Cuatro libros de texto y tres carillas de aburridas consignas dejó frente a la cara del joven antes de sentarse frente a él en el escritorio. —Puede empezar cuando quiera —Le dijo. O "comience ahora mismo", si lo dejamos traducido.
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Despacho de la Profesora {Julianne y Corvinus}

Mensaje por Invitado el Sáb Jun 06, 2015 5:44 am

Las profesoras, daba igual que estuvieran buenas o no Cool siempre creían saber todo sobre su alumnado según su actos o comportamientos y eso siempre había sido un As a su favor porque lo que aquella profesora desconocía era que él iba por delante de la clase, ya se sabía el temario pero claro, eso jamás lo sabría ella pues... ¿perderse la diversión de aprobar la asignatura mientras lidiaba con las teorías conspiratorias de la profesora de que se había copiado? No, eso era algo que no podía dejar que no pasara...

Se presenta en frente de su autoridad educadora con cierta sorna pues claro es ella la que tiene el poder, ¿no? Me permito mirarla fijamente a los ojos siendo consciente de que a al profesora le enervaba la piel los alumnos extremadamente guapos Cool y la miro, enserio. Me permito delinear su silueta de manera burlona y aunque estaba buena su belleza era común nada deseable para un Dios del Olimpo como él pero claro, eso tampoco tenía que saberlo ella.

"Puede empezar cuando quiera ", contuvo la sonrrisa de "sus deseos son órdenes para mi, profesora". Así que se cruza de brazos seriamente, fijándose en la profesora sin decir palabra. Él aún no quería comenzar, simple y cortés.
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.